• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Gabriel Antillano

Mi amigo Jorge

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para J. D.

En Venezuela casi nada invita al pensamiento. No hay por qué engañarse, las charlas y las ferias del libro son tan efectivas para la reflexión como un monólogo ante una audiencia sorda. Todas las formas de incentivar la lectura son un fracaso y, sinceramente, no veo demasiado futuro en asistir a charlas sobre escritores a los cuales no se les ha leído ni se les leerá. Esto viene de una tradición criolla en la cual existe una matriz de opinión a la que suscribe una mayoría contra una minoría disidente. Otras visiones y aquellas palabras como «por qué», «fundamentos» y «razones», se nos han hecho lejanas, casi tanto como aquellas difuntas «lógica» y «razón».

Nuestro país, siempre orgulloso de ser absolutamente acrítico, suele producir un mundo cultural cementado en gremios y plagado de amiguismo, el cual, ya con las dificultades que siempre acosan, ha tenido que sobrevivir a un gobierno cuyo desprecio es destructivo e intolerante. Además, como nadie se atreve a criticar con nombre y apellido, no se llega demasiado lejos en el aprendizaje.

La cultura, como la política, también parece seguir un solo discurso en nuestro país. Quienes invitan a la reflexión con alguna opinión diferente entran en una clasificación confusa entre locos y equivocados.

La situación económica, social y política del país tampoco ayuda demasiado. Dudo que algunos busquen empezar a dedicar tiempo a esas grandes inútiles que son la literatura, la filosofía y el arte, si se debe pasar por una odisea para conseguir desodorante en el mercado o en la farmacia.

Hace unos días volví a ver el gran documental de Frank Pavich, Jodorowsky's Dune (2013), sobre el intento fallido de Alejandro Jodorowsky para llevar la novela Dune de Frank Herbert a la gran pantalla. Para ello, Jodorowsky reclutó a Jean Giraud (Mœbius), Dan O'Bannon, H. R. Giger, Salvador Dalí, Mick Jagger, Orson Welles y Chris Foss, al igual que a las bandas Magma y Pink Floyd. La ambición del proyecto llegó a ser tanta que a la hora de encontrar una productora nadie quiso tomar el riesgo. La película no se realizó y aun así el proyecto hizo tanto eco que influenció a otras películas. Algo que siempre me sorprendió del documental fue el entusiasmo con el cual todos los integrantes del equipo armado por Jodorowsky rememoran el proyecto. Eran personas creativas, siempre ideando cosas y listos para crear y pasar un buen rato haciéndolo.

Siempre he buscado rodearme de gente inteligente. No es algo que haga conscientemente, al menos no del todo. La gente usualmente me aburre al poco tiempo y cuando hablo con personas más inteligentes que yo puedo aprender y eso me mantiene de cierta forma entretenido. Los amigos son para divertirse, personas para confiar y con quienes puedes pasar un buen rato. Sin embargo, si además de esto puedes aprender de ellos, pues, mucho mejor. Por eso suelo juntarme con gente mucho más inteligente que yo y aprovecho para hablar de ideas con ellos. Es el caso de amigos como Juan Paredes, Manuel Paredes, Michelle Itriago, Roberto "el Estratega" Crimaldi, León Melo, Daniel Guerrero, George Galo, Gonzalo Abarcas, Andrés Velutini y Luis Rangel (y muchos más que dejo de nombrar por cuestiones de espacio), al igual que mis colegas columnistas José Ignacio Calderón, Mauricio Gomes Porras, Mauricio Palacios y Santiago Zerpa, y mis apreciados y admirados Adrián Bauza y Benjamín Tobelem (aunque no creo que yo les caiga tan bien como ellos a mí). También es el caso de mi novia, quien probablemente sea la persona más inteligente que he conocido.

Creo que uno de mis amigos más brillantes es Jorge Díaz. (Sin contar el hecho de que, aparte de ser un amigo extraordinario, le debo mi vida). Conocí a Jorge el año 2008 a través de un primo con quien, lamentablemente, ya no me hablo ni creo que nos volvamos a tratar. El caso de Jorge es particular. Nos parecemos muchísimo, a veces me honra pensar que hasta podríamos pasar por familia. Con esto no me refiero a un parecido físico. Jorge y yo compartimos todos nuestros gustos primarios. Aun coincidiendo casi siempre, un centenar de veces tenemos opiniones diferentes. No creo que leamos las mismas cosas, por más que disfrutemos leer. A Jorge no le gustan algunas de mis películas favoritas, como The Godfather (1972). Hace poco, por ejemplo, conversamos sobre Birdman (2014). A mí me fascinó, a Jorge le pareció una pérdida de tiempo pretenciosa y falsa. Sin embargo, las veces que coincidimos, nuestras conversaciones acerca de esos entusiasmos en común son geniales, pero nuestras discusiones cuando diferimos me resultan absolutamente imprescindibles.

Jorge jamás me ha dicho que detesta o ama algo porque sí. Siempre, detrás de cada opinión, hay una forma de entender el mundo y de tratar también la ficción. Detalles que nadie nota, aspectos a los que no se presta atención y críticas fundamentadas en argumentos razonables. Jorge parece verlo todo, prácticamente me enseñó a ser aún más crítico y exigente de lo que era antes de conocernos. Al diferir sobre alguna película o algún libro, nuestros diálogos me hacen evaluar mi propio punto de vista. Empiezo a analizar más a fondo, tomo en consideración aspectos que no noté. En fin, aun mantenga que estoy en lo correcto, aprendo. Creo que no se le puede pedir más a un amigo.

Amigos tan inteligentes como Jorge son un reto. Nuestras conversaciones –al menos para mí– invitan a pensar con mayor profundidad, a poner atención a los detalles y a siempre fundamentar toda opinión.

Creo que la gente debería intentar rodearse con gente que les presente un reto. Ya podemos terminar con la farsa de que aprendes en el colegio o en la universidad. Ni siquiera allí te incentivaran el gusto por la lectura. El país, como mencioné antes, ni hablar. Si no lo hace tampoco tu familia, al menos te quedan los amigos, además que esos si se eligen, afortunadamente. Algún amigo que sea un buen lector o que sepa mucho de cine. Amigos con los cuales podamos reír, pero también aprender.

Yo he sido afortunado y es un privilegio que les deseo a todos.

@GaboAntillano