• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Guillermo Vargas

Cómo almacenar y cuidar el vino

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Cómo, dónde y de qué manera debemos almacenar los vinos? El lugar puede ser una cava especial climatizada, con estantes especiales, en el maletero del sótano, y si se trata de pequeñas cantidades se debe escoger el sitio más fresco de la casa, el closet de la habitación principal, por ejemplo, guardados en su caja, cerrada y acostada. Nunca deben estar en la la cocina pues es el lugar más caluroso.

El sitio de almacenamiento del vino debe de reunir ciertas condiciones. Debe ser oscuro, la luz es enemiga del vino. Es la razón por la que se prefieren botellas de color verde oscuro o ámbar. En todas las  bodegas, la cava de añejamiento del vino en botella, se mantiene en oscuridad.

Debe estar bien aireado, para evitar olores a encierro y el desarrollo de hongos. No se almacena en compañía de especias, vinagres, quesos, embutidos, ni productos de  limpieza. La temperatura debe ser fresca y constante. La ideal para el almacenamiento está entre 14º y 16°C. Más altas envejecen los vinos antes de tiempo; más bajas pueden provocar la formación de precipitados y alteración de los taninos. Es oor eso que la nevera de la casa, que está entre 5 y 7°C, no es el sitio adecuado.

La humedad debe ser suficiente pero no excesiva. Lo ideal es 70%. Valores mayores deterioran las etiquetas y favorece el desarrollo de hongos sobre el corcho que, en ambientes demasiado secos, se tornan quebradizos y el vino puede evaporarse.

Deben guardarse en tranquilidad, las vibraciones –bajo una escalera, por ejemplo– o los ruidos extremos perturban el reposo del vino pudiendo agitar las micropartículas de la materia colorante de los tintos que se quedan en suspensión en lugar de depositarse lentamente en la botella.

Las botellas deben almacenarse en posición horizontal para que el vino esté en contacto con el corcho y penetre por sus poros, de manera que selle la entrada de oxígeno y permita la salida de ciertos gases propios del vino lo cual mantiene el corcho húmedo y elástico. Todo esto es válido si se usa un tapón de corcho, ideal en un vino de guarda, el cual requiere añejamiento en botella para lograr su plenitud.

Existen neveras para guardar vinos. Pueden almacenar de 12 hasta 48 botellas. Son ideales –y para eso es para lo que más se utilizan– para mantener los vinos a la temperatura de consumo. Permiten pudiendo dos temperaturas distintas,  para blancos y tintos listos para servir.

Finalmente, no olvide que el vino es para beberlo y no para guardarlo. ¡Salud!

guillermo.vargasg@gmail.com