• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

José Javier Cuello

El ajedrez es universal

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ajedrez es una disciplina que existe desde los orígenes del hombre. Encontramos sus juegos precursores desde tiempos remotos. Civilizaciones antiguas en lugares como Mesopotamia, Egipto y el Valle del Indo reflejan en sus legados alegorías de juegos similares. Así, por ejemplo, vemos el chaturanga, versión génesis del ajedrez, en las frases del texto épico-mitológico Majabháratan el cual es el más antiguo que conoce la humanidad. Por su parte, una pintura sobre ánfora, de principios del siglo VI a. C., muestra a Aquiles y Ayax disputando una partida de petteia un añejo juego de mesa de la Grecia clásica sobre un tablero muy similar al de ajedrez.

La fusión de estos juegos durante el choque cultural entre Oriente y Occidente, gracias a Alejandro Magno, dio origen a una disciplina que impondrá los elementos estratégicos y de reflexión sobre el azar. La evolución de este y sus reglas irá de la mano del mismo desarrollo del hombre en su haber cultural. De la India pasa a la península arábica. Gracias al comercio, y junto a la expansión del islam, empieza a propagarse por el mundo y llega así a Europa. Al final son los europeos quienes –con la ayuda de su navegación– dan universalidad al juego de ajedrez en todos los continentes.

Esta universalidad del juego-ciencia fomentó que se desarrollara en el todos los conceptos que hoy en día aceptamos para definir la práctica deportiva. Un estudiante de la Universidad de Salamanca, de apellido Lucena, publica en 1497 un tratado que enuncia las reglas y movimientos de las piezas. Estas permanecen prácticamente intactas hasta 1929, cuando la FIDE (la Federación Internacional de Ajedrez) establece las primeras leyes universales del ajedrez. En la actualidad esta normativa incluye, además de las reglas del juego, los manuales técnicos para organizadores, entrenadores y árbitros.

Desde el punto de vista social, aparte de poseer el ajedrez un código universal común, es importante recalcar que respeta los principios de participación sin discriminación; en él confluyen distintas religiones, etnias y personalidades que –independientes de su edad, género y distinción social– pueden jugar al ajedrez en igualdad de condiciones. Las personas con discapacidades pueden jugar también al ajedrez como la mayoría.

En Venezuela el maestro internacional Daniel Pulvett con sus 2.426 puntos de Elo (fuerza de juego) es el tercer jugador del país según el ranking internacional y su discapacidad visual no ha mermado su talento para jugar ajedrez a un elevado nivel.

Como un ejemplo de mis argumentos anteriores, está el trabajo que en la actualidad realiza la Academia Nacional de Ajedrez, desde su sede en La Trinidad, que organiza el IV Campeonato Intercolegial de Ajedrez Liga Las Torres. En esta edición, se aspira a que participen más de 3.500 niños y niñas de todo el territorio nacional; sin distinción de clase ni género lucharán por representar a sus escuelas, colegios y liceos en este magno evento.

 

Profesor de la Academia Nacional de Ajedrez