• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Editorial El Tiempo de Colombia

Por ahora vamos bien

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay dos maneras de mirar los datos sobre el comportamiento de la economía colombiana en el tercer trimestre del presente año. La primera es la alarmista, que consiste en mostrar que vamos por una senda de desaceleración, pues de un crecimiento del 6,5% anual entre enero y marzo pasamos a uno de 4,2% entre julio y septiembre. La otra es la optimista, que se apoya en la tasa observada durante los primeros nueve meses de 2014: un alza de 5%, uno de los guarismos más elevados de América Latina.

A la fecha, la segunda opción es la indicada. Si bien no hay que desconocer que los vientos en contra han aumentado, la verdad es que la mayoría de los sectores que componen el producto interno bruto en Colombia se han comportado bien. De hecho, 4 de 9 ramos avanzan por encima de 5% anual y todos se encuentran en negro.

Más significativo es el hecho de que el motor del dinamismo dejó de ser hace rato el segmento de la minería, lo cual demuestra que podemos sortear el obstáculo que representa la caída de los precios del petróleo. Es verdad que el huracán reciente aún no se nota en las cifras, pero tampoco se puede negar que las ráfagas vienen desde hace un buen tiempo y no han descarrilado la locomotora.
El mercado laboral sigue vigoroso y, con este, el comportamiento de la demanda interna. Así lo expresa el desempeño de las actividades financieras, que son una especie de termómetro que mide el ánimo de consumir y de invertir. Tampoco le va mal al comercio, cuyo desempeño es una de las historias positivas del año.

Claro que hay retos pendientes. La evolución de la industria, que no ha podido salir de su estancamiento, es francamente inquietante. Por su parte, la agricultura muestra una tendencia pasable, pero, si de las cuentas se excluye la recuperación del café, el balance no es bueno.