• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Arnaldo Esté

La agenda del diálogo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La primera reunión.  Un caldo de denso dramatismo. Griego, pues. El gobierno ahora, noblemente, redujo la asimetría de las Conferencias de Paz, en las que tiene las riendas tomadas y el escenario preparado para apabullar al visitante,

La palabra reconocimiento se mencionó varias veces y lo hubo. Los Otros, por primera vez con acceso a cadenas nacionales,  lo usaron  sin desbordarse y en cuido del lenguaje. Cosa muy necesaria: el lenguaje sabe ser bien agresivo y violento.

No es que el equipo oficial fuera naturalmente torpe. No. De varios de ellos tengo el saber inmediato de que son buenos lectores y con trayectorias densas.  Se sintió una previa preparación, pero con intervenciones que denotaban temor al necesario condimento creativo. La fidelidad privaba.

Se concentraron en denunciar la violencia, con una visión muy corta y proyectiva. Varios de los participantes – bien lo sabemos – tienen una densa experiencia, conocen la fisiología de eso de tomar la calle: responder los cercos policiales con recursos a la mano, piedras, cohetes, lacrimógenas de regreso, barricadas. Siempre en encuentros desiguales. En golpes y violencia han participado, repito,  buena parte de los presentes.

Los Otros también prepararon sus cosas,  incluso lo dijeron, y era necesario, pero fueron variados, ingeniosos y con muestra de parlamentarismo asimilado.

La lista de los componentes de la crisis, tal vez  sin profundizar mucho en ella, fue contundente. Lista que a la vez que crece  se hace  desgarradora para la gente.

Lo que se ha dado con las misiones y la asistencia social ahora se quita con la devaluación.

Ambas partes se confesaron adversos a llegar a tratos, en un legítimo temor a  viejos cuentos de elites conchabadas. Todos piensan en una eventual rendición de cuentas.

Pero, hablando claro,  la negociación y lo acuerdos son imprescindibles. Si no, ¿para qué estos corros? Hay mucho de pantalla pero, ciertamente, la cosa es grave.

Ambas partes se identificaron con la Constitución como gran referente. Pero no sé cómo se va escapar del hueco de la crisis, que crece  con fertilidad propia.

Los Otros repitieron lo del fracaso del "modelo económico"  (socialista ¿?) haciendo inferir que se debería, por tanto, regresar al modelo dejado atrás. ¿Es así de simple? ¿Solo cosa de meter el retroceso?

De la segunda reunión, los medios nos dejan ver algunas cosas. El asunto de la amnistía ocupa los titulares. Lo de los presos, los destituidos, la violencia, son cosas sintomática de una justicia politizada. Eso es moral y físicamente grave, pero no es lo central, también puede ser  distractor.

No conozco la agenda presentada o propuesta,  pero cuáles podrían  ser en adelante, algunos de  los temas cruciales:

*La crisis institucional: El equilibrio en los poderes públicos. El manejo ilegal y partidista de los recursos del Estado por el gobierno y el fraude lento.

*La crisis económica: el apego a la constitución y no al sesgo ideológico - partidista del manejo de la economía, la seguridad   legal, la propiedad, Pdvsa,  la producción agropecuaria y manufacturera, la estabilidad cambiaria.

*La crisis social: la dependencia y el clientelismo, la inseguridad y la violencia, el empleo, la economía informal, las misiones. Las perspectivas para los jóvenes.

*La crisis ética: la dignidad y calidad de la persona, el reconocimiento y el respeto, la confianza, la importancia de las organizaciones populares para producir, distribuir, decidir y disfrutar. El carácter y la calidad de la Educación.

Esta es también la agenda de un gobierno de transición

No se puede enfriar la cosa. El enfriamiento burocrático de las discusiones y negociaciones puede ser grave. El eventual triunfo político de los Unos o los Otros puede desplazar como objetivo al propio país. Una crisis que no es un  invento de los opositores, es un  curso real que devora al País. Un curso  que, además de empobrecer, asusta, desvela, pero bien podría también ser la incubadora de arranque para el proyecto de todos.

@perroalzao