• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Froilán Fernández

Volando alto

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Actualmente ya no se pone en duda las ventajas del cómputo de nube para las empresas, pues la oferta de hardware, software y otras instancias de la Tecnología de Información como servicio, resulta atrayente para grandes corporaciones y para empresas pequeñas y medianas.

Lo que realmente preocupa a las organizaciones es maximizar los beneficios de la migración hacia la nube o cloud y al mismo tiempo reducir los costos y los riesgos.

La tecnología de cloud representa un factor clave para el desarrollo de negocios, pero es necesario establecer claramente los objetivos de su adopción, pues la migración exitosa requiere una planificación del traslado de las cargas de trabajo a la nueva infraestructura.

En general hay tres aspectos por considerar en la migración: los datos y las aplicaciones, la infraestructura necesaria y la seguridad de la información. Dependiendo del tamaño de la empresa, podría requerirse que estos tres aspectos sean manejados por equipos especializados, principalmente en el caso de corporaciones y grandes empresas.


¿Pública o privada?
Cuando se define el plan de transición, las empresas deben escoger la arquitectura de nube adecuada y básicamente existen dos: infraestructura de cloud privada o pública.

La decisión depende de varios factores como el tamaño de la compañía o el presupuesto asignado a los servicios de TI, entre otros. La infraestructura de nube pública, ofrecida por firmas como Google, Microsoft o Amazon, provee servicios a un relativo bajo precio ya que se incluyen los costos de la gestión de la arquitectura y del almacenamiento de los datos.

En una privada, los datos y las aplicaciones se alojan en un centro de datos remoto, en espacio exclusivo para esa empresa lo cual le da más control en términos de seguridad, privacidad y flexibilidad. Es evidente que la solución de nube privada es más costosa que la de nube pública.


Bits y bytes
Enfoque híbrido
Por supuesto, las dos opciones no son excluyentes, pues además de que una empresa puede adoptar un enfoque híbrido —nube pública para unos servicios y nube privada para servicios seleccionados que requieren mayor seguridad—, existen las denominadas soluciones turnkey cloud o llave en mano que puede ser desplegada de forma rápida por compañías privadas o por proveedores de servicios de cloud.