• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Gustavo Roosen

Vivir en paz como derecho

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay un sentimiento compartido entre los venezolanos de hoy: no tenemos paz. Una cotidianidad marcada por la angustia y el sobresalto ha ido apoderándose de la mayoría hasta convertirse en un estado de incertidumbre y preocupación, cuando no de desesperanza. Se refleja en las conversaciones de amigos y vecinos, en la incomodidad y humillación de las colas, en la expresión airada o desolada que inunda las redes sociales, en los diálogos frustrados por la voluntad de evitar el conflicto o por la intolerancia, en el silencio abatido o en la exasperación del ánimo dispuesto a la crispación.

¿Es esta negación de paz la negación de un derecho? Una mirada a la Declaración Universal de los Derechos Humanos o a nuestra propia Constitución descubriría en qué medida el clima en el que se desarrolla la vida de los venezolanos constituye, efectivamente, una violación de lo consagrado en esas grandes y obligantes declaraciones.

En el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se afirma, por ejemplo, la preeminencia de los principios de libertad, justicia, paz, dignidad de la persona, igualdad e inalienabilidad de derechos. Y entre los derechos, solo por mencionar algunos, el derecho a la vida, a la seguridad, a la integridad personal, a la seguridad social, a la educación, a la salud, a un nivel de vida adecuado, a la familia, al medio ambiente, derechos que se relacionan con lo que podríamos llamar el derecho de las personas a la paz, al bienestar personal, a la posibilidad de desarrollarse, al “buen vivir” como ha sido definido en la filosofía clásica o en las culturas ancestrales.

Los mismos principios aparecen en el preámbulo de la Constitución venezolana en la que se consagra un Estado que “consolide los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la convivencia y el imperio de la ley” y “asegure el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justicia social y a la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna”.

La letra y el espíritu de estas solemnes declaraciones haría pensar en un derecho de los ciudadanos a la paz, a una vida con posibilidades de desarrollo personal y familiar, a un ambiente en el que predomine el optimismo y la esperanza, que permita planificar y construir, amanecer si el peso de la incertidumbre, descansar sin el fantasma de la amenaza, en el que el diálogo social no tenga que concentrarse en temas de violencia, escasez, abuso, temor, preocupación, intranquilidad, en el que se hayan desterrado los llamados al odio y el acento guerrerista, en el que las diferencias políticas no se manifiesten en una polarización irreconciliable.

El reciente pronunciamiento de la Red de Apoyo Psicológico y la Federación de Psicólogos de Venezuela hace pensar que estamos lejos de esta aspiración. Allí se expresa una “profunda preocupación por los riesgos psicosociales asociados con la actual situación económica, política y social que confronta el país”, pero, sobre todo, se describe la situación actual del venezolano en términos de “angustia, miedo, ansiedad, depresión, indignación, enfermedades psicosomáticas, inseguridad ante el futuro, agresividad, desesperanza, apatía, repliegue individual y reducción de actividades en espacios compartidos”.

Podrá alguien pensar que esta es una condición de solo una parte de la población. No es así. La situación afecta a todos. No de otro modo se explica la inconformidad incluso de los seguidores del gobierno, que comparten con el resto de la población los sentimientos de descontento, tristeza, molestia, insatisfacción e indignación. El manejo equivocado de la economía alimenta las condiciones para la incertidumbre, añade peso a las dificultades diarias y reduce las condiciones de bienestar. El desconocimiento de los derechos y libertades políticas y el permanente lenguaje de guerra, confrontación y deshumanización del adversario añaden fuego a la hoguera de la agresividad.

La negación de la paz es, en suma, la negación de un derecho.

nesoor10@gmail.com