• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Vladimir Viloria

Viña Montes la imprescindible

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tal vez, junto con Ignacio Recabarren y Pablo Morandé, Aurelio Montes esté entre los enólogos propietarios más importantes de Chile. Negar su aporte, cuando de vinos ambiciosos se habla, sería una soberana mezquindad. Más de cuatro décadas de experiencia le han servido para encarnar una referencia imprescindible para el vino hecho en su país;  todavía más, para el vino embotellado en esas tierras del planeta que han concluido en llamar Nuevo Mundo.

Viña Montes y sus vinos, donde destacan el musculoso pero elegante Montes M, el elocuente syrah Folly, y el delirante Purple Angel, carménère de antología, luego de más de 25 años de cosechas consecutivas, es la base experimental que el enólogo y su equipo de socios y técnicos fundaron, antes que nadie, en Apalta, valle de Colchagua, en la actualidad molino de viento que hace posible proyectos como Kaikén, en Argentina, y otro en el valle de Napa.

La experiencia que Aurelio Montes ha encabezado todos estos años en Colchagua, y su peculiar comprensión del Cabernet Sauvignon, es  la razón de esta breve nota. La cata de cuatro cosechas de su Montes Alpha, emblema de la casa –2007, 2008, 2010 y 2011–,  muestra vinos de una factura inusitada, fuerza y elegancia al mismo tiempo y, sobre todo, futuro para crecer en botella más que bien logrado. Acidez y taninos contrapuntean en armonía, y hacen posibles vinos notablemente consistentes.

Aurelio Montes siempre ha destacado por la elaboración de etiquetas comerciales, pero con argumentos. Si bien su estilo se siente en todos los vinos –siempre ha buscado taninos elegantes y frescor de fruta bien integrado al roble– la apuesta se basa en proponer vinos intensos, golosos, ricos en fruta, pero fáciles y directos. Montes Alpha eleva el listón. En él hay mayor y mejor concentración y se siente un potencial que habrá que seguir catando, atentos a su evolución en el tiempo. Aurelio Montes propone el latido de la fruta y el buen tanino envuelto en el frescor de su acidez. Ya eso es bastante.