• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alexis Correia

Vientos de cambio

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sentí algo similar a la llegada del glasnost a la Unión Soviética cuando vi en la pantalla de TVES a la tarotóloga Eddy Montilla haciendo las famosas pirámides invertidas con la fecha del día que popularizó su exesposo Hermes Ramírez: hoy es 20-08-2014, de lo que eliminamos los ceros y nos queda 2, 8, 25; por tanto, 10 y 7, es decir, 1 y 7, de lo que se concluye que el 8 es el de la suerte. La presencia de una “especialista holística en sueños” como invitada del jueves en Te ves en la mañana (lunes a viernes a las 10:00 am) la leí como la erradicación de la pesadilla del socialismo científico. ¿Un desfile en traje de baño presentado por Marlene de Andrade? La caída del Muro de Berlín. A todo esto hay que agregar que el canal del Estado estrena mañana nada menos que la serie Violetta. Vientos de cambio.

Si alguien dispuesto a elevar los numeritos de sintonía de TVES, lo primero que hay que advertirle es que escuchará la voz de Winston Vallenilla todo el santo día. El presidente del canal y excandidato a alcalde que sacó 6,6% de los votos en El Cafetal no solo es el locutor de todas las cuñas de programas, sino la voz invisible y omnisciente (“El Señor TVES”) que habla desde las alturas en la revista de variedades que se transmite en vivo desde el pasado lunes.

Te ves en la mañana tiene como demasiados animadores para dos horas de programa: Roberto Messuti, Susej Vera, Layla Succar, la primera dama De Andrade y Absalón de los Ríos, en principio el que está más libre de sospecha de formar parte de algún club del enchufe, pues que yo recuerde no ha manifestado su apoyo al gobierno en un acto público ni está casado con un alto cargo. De las dos emisiones de la semana que tomé como muestra, De los Ríos protagonizó uno de los segmentos más simpáticos, cuando le aplicó primeros auxilios (30 compresiones de pecho y 2 insuflaciones) a un muñeco inflable.

De las conductoras femeninas, Susej Vera (que hasta participó en una sesión de joropo-terapia) me parece la que hace el mayor esfuerzo por ser agradable. A Messuti, por su parte, le toca hacer de enlace con el Poder Ejecutivo: el miércoles a las 10:16 am envió un agradecimiento público al presidente Nicolás Maduro, a Diosdado Cabello y a Blanca Eckhout por la Ley de Protección al Artista Nacional, y el jueves a las 11:45 am hizo el pase para la ministra de Defensa, que inauguraba un hospital militar, o algo así. Messuti, de pana, necesita una asesoría urgente en aspectos como postura y expresión corporal, vestuario y dicción. Debe fijarse un poco en De los Ríos y evitar esos paltós de diputado regional que le quedan grandes. Lo peor del quinteto.

Algunas de las cosas que vi en Te ves en la mañana: el debut como comediante del hijo del legendario Perucho Conde (aquel del rap “La cotorra criolla”), un tal Fabricio Conde. Un completo desastre. Debería tomar unas clases de stand up con el profesor José Rafael Briceño. Marlene de Andrade usando aceite de oliva (360 bolos por el pecho, creo que fue el último precio que le vi en el supermercado) en una receta de crema de papas con espinaca. Por cierto, Marlene, ¿qué pasó con aquel aceite de oliva marca Diana, en realidad importado a unos hermanos socialistas de Andalucía, que vendían en Pdval a 90 bolívares y más nunca regresó? El invitado infaltable en estos casos, el merenguero Omar Enrique, uno de la casa. La salsera Miriamelis, una especie de Mano Negra criollo, el grupo gitano Aló Flamenko, y una gente que hace fusión de tambores de Caraballeda con dance hall jamaiquino, Tu Rambla  (cuentan con mi aprobación).  El gran concurso “Si pestañeas, pierdes”. Manualidades de porcelana fría. Eddy Montilla sacando la Baraja del Loco para Sagitario. Un tema de reguetón que pusieron de música de fondo, así en pleno horario para todo público y sin tarjeta de racionamiento, pues, y cuya letra decía: “Yo tengo un auto fantástico, con música, whisky y hasta veneno, la que se monte aquí pierde el control”. Tan simbólico como la mancha de Gorbachov.

En Twitter: @alexiscorreia