• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Nicolás Bianco

Victoria y libertad

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con profundo regocijo hago público reconocimiento a la sociedad civil democrática de Venezuela, que en apenas siete días, el domingo 7 de octubre, acudirá a las mesas electorales para elegir al gobernador Henrique Capriles Radonski en calidad de presidente constitucional para el lapso enero 10-2013/ 2019. Será elegido por mayoría sólida y abrumadora. Desde ese momento, sellada la victoria popular e histórica de nuestro candidato, iniciaremos la reconquista de la libertad y los derechos ciudadanos.

Han sido 14 largos años de una oprobiosa dictadura que deja una Venezuela destruida, en ruinas, saqueada y endeudada descomunalmente, con la soberanía nacional francamente comprometida, convenios antinacionales con regímenes en los cuales impera la represión y el crimen y con una población empobrecida como nunca, engañada con dádivas y falsas promesas.

Sin embargo, aprendimos a resistir. Cosechamos al principio unos pocos aciertos y cometimos muchos errores. Pasamos por la absoluta incredulidad en cuanto a nuestras capacidades de vencer y acabar con la tiranía. Percibimos la soledad profunda y también la traición de grupos y gobiernos regionales. El sufrimiento social se acrecentaba. Algunos pudieron exiliarse. Otros murieron o fueron a la cárcel.

Hace cinco años la resistencia comenzó a organizarse. Estudiantes, universidades, medios de comunicación, las ONG, sindicatos, y finalmente un brazo político cuya fortaleza a pocas horas del acto comicial de octubre es superior en organización y respaldo que la agonizante y vicariante falange chavista.

Una formidable respuesta de nuestra gente al llamado de unidad nacional, de participar en primarias, de formar parte del voluntariado de testigos y otras misiones electorales, de movilizarse hasta en los más recónditos lugares de nuestra geografía, se ha visto compensada por la voluntad férrea, la honorabilidad y el liderazgo indiscutible de Capriles Radonski. Es un ser humano de carne y hueso. Se ha preparado. Posee el instinto político aunado estrechamente a su capacidad para gerenciar.

Ha sido diputado, alcalde, gobernador e, incluso, preso político. Llama constantemente a la integración de todos. No es mago ni posee una “varita milagrosa”. Algo básico: tiene logros que mostrar. Conoce a fondo la planificación estratégica y el trabajo en equipo. Todos los ciudadanos demócratas reconocemos que nos ha mostrado con un esfuerzo sin precedentes que se ganó el derecho de ser presidente de todos los venezolanos.

El trabajo de reconstruir la nación, insertarla en el siglo XXI y disfrutar de una vida segura y con calidad es enorme. Es crítico entender que con derrotar al oficialismo chavista no es suficiente. Hoy el principal flagelo mundial, que no es otro que la “delincuencia organizada trasnacional”, ha impuesto un estado de sitio nacional y regional. Están infiltrados en todo el sector gubernamental, judicial y militar. Es de las primeras prioridades a afrontar. Mientras más pobres y hambrientos seamos, más poderosos se tornan. Ni los lingotes de oro se salvan.

Vamos a votar temprano. Cuidemos cada voto. Celebremos al presidente electo Capriles Radonski y ofrezcamos una plegaria y la mejor de las bienvenidas a la libertad. Luego, a trabajar intensamente. No hay lugar para protagonismos estériles. A fortalecer nuestro país y a su nuevo presidente. Volverá la Venezuela noble y digna. Más madura, soberana y profundamente autónoma y democrática.