• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Freddy Lepage

Venezuela vota

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El próximo domingo el país afrontará otro examen electoral que, gracias a las circunstancias existentes, cobra primordial importancia. Aunque sabemos que son elecciones de carácter municipal, no dejan de estar exentas de grandes expectativas nacionales, por lo menos así lo indica el clima existente. Significan una experiencia –que pondrá a prueba (otra vez) el talante democrático de los venezolanos– que no debe ser desperdiciada. Por ello, es de suponer que se superarán las expectativas de participación histórica en este tipo de comicios.

Si tomamos en cuenta el número de candidatos a concejales y a alcaldes de todos los partidos políticos y de aquellos que se presentan por iniciativa propia o de organizaciones pequeñas fuera del Polo Patriótico y de la MUD, resulta sensato pensar que la movilización organizada puede llegar a ser determinante. Esto, sin considerar la motivación existente en buena parte de los votantes y de la sociedad en general. Las razones sobran.

Igualmente, Venezuela, en los últimos 15 años ha transitado innumerables procesos comiciales de toda índole, que van desde varias elecciones presidenciales, llamados a una constituyente, aprobación de la nueva carta magna, recolección de firmas, revocatorio presidencial, elecciones de gobernadores y pare usted de contar; lo que supone una fatiga en la ciudadanía, que al ser sometida a estas convocatorias, quiérase o no, le causan profundas tensiones políticas y anímicas (los derrotados se deprimen y pierden la fe temporalmente y los triunfadores se envalentonan con renovados bríos). Sin embargo, el pueblo venezolano no se cansa y sigue bailando al son de la salida democrática, aun en condiciones no del todo santas.

Vistas las cosas así, debemos, entonces, pensar que serán muchos más los que asistan a la cita con las urnas de votación, a contrapelo de lo que ha ocurrido en otras elecciones locales. Particularmente, pienso que, en función de los resultados finales, ya sea por municipios (número de alcaldes y concejales electos por grupos políticos) o cifras nacionales (sumados todos los sufragios emitidos), las consecuencias serán trascendentales (más no concluyentes) para definir el rumbo que tomará el gobierno, en atención de los principales y grandes problemas que aquejan a la población, indistintamente de su clase social, preferencias políticas o de cualquier otra índole.

Ante esta perspectiva es que se deben valorar los alcances del encuentro de pasado mañana. Aunque sabemos de sobra que la política no es lineal, ya que está llena de acontecimientos imponderables, por lo que cualquier evento puede representar un giro de 180 grados en un estado de cosas que, a simple vista, podría parecer inamovible como una roca del más duro y noble granito. ¿Quién iba a pensar o prever que, después de 24 años, entre la noche del jueves 9 de noviembre de 1989 y la madrugada del viernes 10, iba a caer –ante la incredulidad y mirada atónita de todos los líderes políticos no sólo de Alemania, sino también del mundo entero– el Muro de Berlín, erigido por los soviéticos finalizada la Segunda Guerra Mundial?

En suma, las elecciones municipales son otra oportunidad válida para los dos sectores que pugnan por el control político del suelo patrio. El mundo no se acaba el 8 de diciembre para nadie, por eso no te quedes en tu casa, expresa tu opinión, defiende tus ideales, demuestra tu temple y fortaleza de espíritu, vota el domingo, sin que nada te amilane. Juntos podemos construir una Venezuela de progreso, de bienestar, de paz, sin exclusiones odiosas.