• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Mariano De Alba Uribe

Venezuela y el mundo en 2015

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El año 2014 estuvo signado por gravísimas violaciones de los derechos humanos y el aumento progresivo de una crisis económica sin precedentes. Ambos hechos constituyen la médula central del papel que jugará Venezuela en el ámbito internacional (y viceversa) en 2015.

La elección inconstitucional de los integrantes de los poderes Ciudadano, Electoral y Judicial deja ya entrever que el gobierno no pretende modificar el trance que atraviesa el país con respecto a su institucionalidad democrática. En consecuencia, es muy probable que en la medida que el gobierno se vea cada vez más débil, continuaremos viendo actos ilegales (como la criminalización de la protesta y violaciones de derechos humanos). De ser esa la situación, las sanciones que impondrá próximamente el gobierno de Estados Unidos a ciertos funcionarios obtendrían mayor legitimidad internacional, pudiendo esto derivar en que la Unión Europea termine aprobando medidas similares.

Teniendo esto en cuenta, la oposición tiene que realizar un trabajo importante en el ámbito internacional para informar de manera detallada la inexistencia de democracia en el país. Esas diligencias, que en 2014 fueron fundamentalmente realizadas por Lilian Tintori, deben ser retomadas por toda la oposición y deben estar concentradas especialmente en los gobiernos de América Latina.

Esto es así porque siendo las elecciones parlamentarias el evento primordial que habrá que enfrentar en 2015, hay que tener una estrategia en caso de que el CNE, controlado claramente por el gobierno, decida no reconocer una eventual victoria opositora o simplemente actúe de manera parcializada antes, durante y después del evento electoral.

La comunidad internacional no es la que va a generar el cambio que necesita el país, pero en la medida en que exista mayor información sobre el proceder claramente ilegal del gobierno, pues habrá una mayor atención sobre el desenvolvimiento de la situación en Venezuela y mayores probabilidades de que ello termine obligando al gobierno a guardar más las formas en su habitual proceder arbitrario.

Al mismo tiempo, la oposición debe aprovechar que los últimos meses de 2014 ya revelaron la pérdida de influencia del gobierno a nivel internacional. Por ejemplo, hace pocos días Roy Chaderton fracasó en su intento de incluir en una declaración aprobada en la OEA una condena general a las sanciones de Estados Unidos, cuestión que hace pocos años hubiese logrado fácilmente. Asimismo, las labores de la Cancillería en la OPEP por aumentar el precio del petróleo han sido y continuarán siendo inútiles. Por su parte, el silencio de la mayoría de los gobiernos de la región sobre las sanciones aprobadas por el gobierno de Estados Unidos es muy revelador. Incluso en los casos en que ha habido algún tipo de pronunciamiento (como en el Mercosur), este ha sido muy escueto y gobiernos como los de Brasil y Argentina no le han dado importancia alguna al tema a diferencia del gobierno.

La tendencia de ese debilitamiento internacional continuará durante 2015, pues el gobierno no tiene prácticamente nada que ofrecer a nivel internacional. El país no solo está sumido en una grave crisis interna, sino que no cuenta ya con un líder carismático, cada día tiene menos recursos que derrochar y menos aún un modelo exitoso interno que exhibir.

Estando así las cosas, el nombramiento de Rafael Ramírez como embajador ante la ONU puede tener dos lecturas: la primera, en donde se presume que Ramírez es enviado a Nueva York porque quieren restarle poder e influencia dentro del gobierno. Por otro lado, aunque desafiando la lógica, puede entenderse como un esfuerzo del gobierno de Maduro de enviar a una pieza importante a Estados Unidos que pueda facilitar (en caso de que eventualmente así se decida proceder) un acercamiento para mejorar las relaciones con el gobierno de ese país y que pueda tener un contacto más cercano con organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Esta tesis se vería reforzada por el hecho de que se sabe que el gobierno ha cambiado recientemente las empresas que tenía contratadas para hacer lobby en Estados Unidos, reteniendo también a una reconocida firma de comunicación estratégica.

Aunque lo que vimos durante 2014 indica que no habrá ajustes económicos, también hay razones para sospechar que en los próximos meses el gobierno podría terminar tomando medidas más contundentes para tratar de asegurar su supervivencia. China ya está reticente a realizar nuevos préstamos hasta tanto se realicen correcciones y estas surtan efecto y Rusia está sumida en su propia crisis por lo que es imposible acudir a ella. Para rematar, se prevé que el precio del petróleo no aumente en 2015.Así que es posible que aunque Ramírez fue enviado a la ONU para restarle poder, termine siendo utilizado para fraguar, desde el punto de vista internacional, alguno de los ajustes que tanto ha promovido.

Por demás, es probable que el resultado inicial de las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba haya terminado por generar un cambio de percepción del gobierno en la idea de modelo económico que ha tratado de implementar. Incluso antes de tal hecho, ya era bastante evidente que de no tomar correctivos urgentes y adoptar un modelo de apertura económica, el gobierno de Maduro tenía altas posibilidades de terminar colapsando.

La oposición, por su parte, está obligada a erigirse en alternativa y obtener la mayoría calificada de la Asamblea Nacional. Los esfuerzos en ese sentido, al día de hoy, están bastante crudos. Cuidar el ámbito internacional será importante, pues, como ya dijimos, la atención sobre Venezuela puede servir como muro de contención ante las arbitrariedades del gobierno. Es evidente que el gobierno va a recibir presiones del ámbito internacional para restablecer garantías democráticas. Además, ello podría otorgarle a la oposición mayor poder en una eventual mesa de negociación (bajo el auspicio de un tercero como el Vaticano) en donde se comiencen a sentar las bases del tan ansiado cambio. Pero primero hay que capitalizar políticamente el mal momento del gobierno ganando la Asamblea Nacional. ¿Se logrará?

 

@marianodealba