• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Freddy Carquez

¿2014 en Venezuela? (y II)

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Necesitamos superar el obsceno y abrumador ventajismo gubernamental, develar el contenido reaccionario de las políticas públicas que adelante el Ejecutivo, demostrar que el grueso de las iniciativas asistencialistas son “pan para hoy y hambre para mañana”, muy particularmente la estafa que se ha cometido con la salud pública, convertida hoy en un centro de negociados nacionales e internacionales, y desenmascarar los catastróficos efectos de la economía de puertos y sus destructivos efectos sobre la producción, el empleo y los salarios, con los trágicos efectos de más pobreza.

Es necesario poner en evidencia la complicidad corruptora del poder político, protagonista de los negociados desarrollados a través de la administración de las divisas, identificar las restricciones sistemáticas a la libertad de expresión, denunciar con fuerza la criminalización de la protesta organizada y las sistemáticas violaciones constitucionales. Son todos ellos objetivos políticos de primer orden que deben ser conquistados mediante la movilización popular y el fortalecimiento de la alternativa democrática, al darle un poderoso contenido político y social.

¿Y qué va quedando atrás?

Los hechos y una buena parte de las ilusiones, con importantes indicadores para el debate y la revisión de las políticas propuestas, que en muy poco tiempo han demostrado ser erróneas, quizás la más importante lección sigue siendo que no basta con el trabajo electoral y mediático, apalancado en las coyunturas que las diversas consultas institucionales presentan, estrecho escenario cada día más controlado por un poder político autocrático, que convierte el debate y las decisiones de la comunidad en una confrontación con la estructura y el aparato de poder del gobierno, y arrasa con los derechos políticos de organización, movilización y expresión de los venezolanos.

Así ¿quién no es gallo, Díaz Rangel? Y ahora te vanaglorias del ventajismo presidencial; para la oposición aragüeña, el adversario en Maracay o en Turmero eran, además del candidato del gobierno y enchufado en la administración pública, también el presidente de la República, el gobernador del estado, la Asamblea Legislativa y la Asamblea Nacional, que apoyados todos en el inagotable tesoro público y en todas las oficinas del Estado le prestaron apoyo sin limitaciones.

Está a la vista, Díaz Rangel, que las jornadas electorales se han convertido en un pugilato de David contra Goliat, casi a cualquier nivel; vergüenza debe darle al PSUV, al CNE y sus aliados semejante realidad, que no solo es tolerada sino promovida y aupada desde el Poder Ejecutivo; son consultas intervenidas abierta y descaradamente por Miraflores, frente a un CNE complaciente, salvo la honrosa actitud de Vicente Díaz.

El abrumador, cínico y desvergonzado ventajismo gubernamental y particularmente presidencial obliga desde hace algún tiempo a redimensionar el esfuerzo político de la oposición, a construir respuestas político-electorales desde la perspectiva de los intereses económicos, sociales y políticos de las comunidades. Democratizar a ultranza la selección de los representantes y educarlos en los contenidos, en la organización, consulta y movilización de la población, es camino indispensable para responder con posibilidades de éxito al inmenso abuso de poder que ha sido desplegado en franca agresión contra los intereses de la comunidad

El desgaste de las convocatorias electorales esta a la vista, 40% de abstención es mucho, cuando ambos bandos hicieron lo imposible por movilizar sus áreas de influencia, ausencia que sobra como argumento para cuestionar el mensaje de las partes; independientemente de las razones expuestas, la sociedad demanda soluciones efectivas a sus problemas.