• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Guillermo Vargas

Variedades de vid para vino en Venezuela

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La variedad de vid para vino, llamada comúnmente cepa, es el elemento principal que determina la naturaleza de la producción; cada una de ellas tiene características genéticas específicas que se expresan por la influencia del clima y suelo, así como de las técnicas vitícolas implementadas.

Las variedades se escogen de acuerdo a las condiciones ecológicas de la zona seleccionada; deben poseer nobleza genética, buen vigor, buena productividad y calidad. En condiciones tropicales se deben utilizar variedades precoces, para obtener al menos dos cosechas por año; que posean baja dominancia apical y alta fertilidad en las yemas  basales del sarmiento, para realizar podas mixtas que puedan asegurar una buena producción. Es muy importante que las uvas producidas por las variedades seleccionadas, tengan características de calidad que satisfagan los requerimientos exigidos para obtener vinos con la calidad y tipicidad esperada en la zona seleccionada.

Entre las últimas introducciones formales de variedades de vid para vino a Venezuela existen las realizadas en 1975, desde Francia, España, Italia y Estados Unidos, por organismos de investigación y desarrollo en Viticultura y Enología, como El Instituto de la Uva de la UCLA, en El Tocuyo, estado Lara, y el Centro Vitícola, en el Municipio Mara del estado Zulia. Luego de importantes investigaciones se logró identificar por su comportamiento vitícola, las variedades españolas Tempranillo y Garnacha (Grenache), así como las Francesas Chenin Blanc, Pinot Blanc y Colombard, que empezaron a cultivarse experimentalmente en ambas zonas. Luego en 1985, Bodegas Pomar, empresa perteneciente al grupo de Empresas Polar, hizo una introducción de variedades de vid europeas a la zona de Altagracia, estado Lara, que generó una rigurosa investigación para evaluar su comportamiento vitícola y enológico en la zona; pudiéndose ratificar las variedades identificadas en El Tocuyo, y agregar, por su adaptación al medio y calidad de sus vinos, las variedades españolas: Monastrell (Mourvedre), y Macabeo; las francesas Syrah, Petit Verdot, Sauvignon, Malvoisie y Muscat D’ Petit Grains; así como las italianas Moscato Bianco, Malvasía Istria y Trebiano Toscano (Ugni blanc). Un buen número de estas variedades se cultivan actualmente en los viñedos de Altagracia, Rio Tocuyo, Boraure y Curarigua del estado Lara y algunas en el  Zulia, con excelentes resultados.