• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Elías Castro

Unir esfuerzos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Amenazas y reflexión, crítica y “autocrítica”, reimpulso y reorganización, aceptación y mentiras… Y así, una detrás de otra, se fue armando el discurso oficial tras la derrota electoral. Desde amenazas, como la paralización de 500.000 viviendas prometidas para 2016, como mentiras al afirmar que el 6-D gran parte del electorado estaba confundido. Lo rescatable de la jornada es que se “reconoció” tímidamente que las cosas no se venían haciendo bien y, con esto, no me refiero específicamente a  Maduro (quien amenaza y rectifica a la vez), estoy hablando de los seguidores y voceros oficialistas que han optado por la reflexión y la autocrítica.

Los resultados de los últimos comicios parlamentarios son consecuencia del fracaso de las políticas económicas que venía llevando el gobierno. El error de Maduro tras el 6-D, fue seguir con el mismo discurso oficial, el cuento de la guerra económica, que estudiando los resultados electorales debería ser incentivo para cambiar radicalmente el discurso, nadie cree semejante guerra. Con algunas “rectificaciones”, el presidente, tras la derrota, está haciendo lo que debió hacer mucho tiempo atrás.

El Ejecutivo debe actuar ante la situación, dictar medidas económicas para hacerle frente a la crisis. Sin embargo, el dilema está en la efectividad de las mismas, Maduro ha decretado sacudones y revolcones, y actualmente estamos peor que antes. Espero que no sea tarde para rectificar lo que se ha venido haciendo y no esperar que las cosas empeoren, como siempre sucede. El soberano se expresó este 6-D que clamaba con urgencia un cambio. Y no precisamente los venezolanos votaron por un cambio de modelo o presidente, la gran mayoría se expresó porque quieren soluciones a la crisis económica.

El año 2016 (electoral, por cierto)  promete una dinámica compleja en todos los ámbitos, y es tarea exclusivamente del Ejecutivo tomar cartas en el asunto. La alianza opositora que sepa administrar su victoria con humildad y con mayor inclusión. Que la nueva Asamblea Nacional debata soluciones para los problemas del país, legisle y controle al Ejecutivo.

La mayoría calificada, que representa la MUD en la Asamblea, trae aires de renovación y esperanza en toda Venezuela, se vislumbran cambios  importantes. Pero no tengo la menor duda de que nada de esto tendrá relevancia si las fuerzas políticas no dialogan. No sería positiva una confrontación de poderes. Todo lo contrario, el trabajo mancomunado de todas las fuerzas políticas garantizarán más soluciones que problemáticas. Por usted y su familia, debemos unir esfuerzos, todos en general, para sacar este país adelante.

 

Elias_ACR

Eliascastror@hotmail.com