• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Rafael Bello

Unidad para la democracia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Vientos que soplan incesantes con remolinos de cambio en la extensa geografía venezolana. La población hace suya la fortaleza de la fe en la justicia que se levanta contra la villanía opresiva en acción que hace suya la causa popular. Vientos de  Corrientes de aire fresco que vigoriza densos sectores de la nación, en la fortaleza del alma nacional, con la manifestación contundente de la voluntad expresa de millones de ciudadanos en actitud activa y militante de soberanía.

Es Venezuela en la dimensión de su trascendencia histórica que vibra en la conciencia cívica de los ciudadanos en la plenitud del derecho insustituible de la libertad, en su determinación de nación soberana y democrática. Es lo que defiende el pueblo venezolano que hizo, de la libertad y el sistema democrático, su ideario existencial.   

La sociedad venezolana está por tanto, ahora sin demora, en la actitud de millones de ciudadanos que decide y abre horizontes democráticos en la vida de la nación. Afirmación inequívoca por cuanto ha quedado impresa en el libre accionar y determinación de la conciencia nacional, una vez más, con el expreso mandato del pueblo en el compromiso trascendente de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre del año 2015.

Sin lugar a dudas ese hecho es una afirmación lo suficientemente expresa y aleccionadora tanto en el presente como para el porvenir. Es en afirmación sensata, lo que representa una lucha activa y creciente en todos los sectores de la comunidad nacional, en la persistencia de la paz, con una profunda significación en el ejercicio de la voluntad suprema de los derechos de la sociedad democrática venezolana.

Es entonces, la lucha del pueblo venezolano, por la vigencia del régimen de libertades públicas, que está acendrado en el sentimiento de millones de hombres y mujeres. Por lo que no en vano, fue la lucha de los venezolanos en la calle en los años 1957 y 1958. Ello tiene trascendencia en el devenir del tiempo y, en razón determinante de ello, vigencia y permanencia.

Por consiguiente, el derecho soberano a la libre determinación de la sociedad venezolana en un sistema de  libertades públicas. Así como también, la conducta intachable en la  vida administrativa de la nación, lo que representa el objetivo primordial del ejercicio de gobierno democrático. Es la razón de la lucha de los venezolanos cuando asume el compromiso fundamental de la democracia en la plenitud de su ideario con el ejercicio profundamente eficiente y moralizador.

Esa representa la conducta exigente de un régimen democrático. Y no en lo absoluto, lo que desde el año 1999 ha tenido lugar con el estado de perversidad para desgracia de esta nación. La lucha democrática venezolana, en consecuencia, ha sido durante largos y penosos años   persistente en la defensa de valores y principios democráticos y no se ha doblegado en esa actitud del sentimiento colectivo que adversa las acciones hegemónicas del aventurerismo antidemocrático.

Es persistente -entonces- la lucha por el cambio para la vigencia plena del sistema democrático.

E-mail:bello.rafael@yahoo.es