• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Valentina Quintero

El Tocuyo entre ruinas y tamunangue

autro image
Hermosa –aunque descuidada– la Casa de la Cultura José Ángel Rodríguez López / Pisapasito

Hermosa –aunque descuidada– la Casa de la Cultura José Ángel Rodríguez López / Pisapasito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Historia y cultura

Sorprende que una ciudad tan histórica esté sumida en el abandono. El Tocuyo fue la tercera ciudad fundada en Venezuela, la primera en el centro del país y la primera con intenciones de permanencia. Eso ocurrió en 1545. Nos explica Pedro Rodríguez Rojas que su historia se divide en dos: “Todo tocuyano recuerda el 3 de agosto de 1950. Es una fecha que nos marcó. Ese día fue el terremoto que acabó con todo el patrimonio arquitectónico de la ciudad. Y lo que no se destruyó con el terremoto fue arrasado por las máquinas en un afán modernista. Asegura Graziano Gasparini que El Tocuyo era una ciudad mucho más hermosa que Cumaná o Coro, y que pudo haber sido recuperada después del fatídico terremoto, pues muchas de sus edificaciones tenían remedio”.

Son contundentes las fotografías en blanco y negro que guindan en la exposición permanente del Museo Lisandro Alvarado. Ahí consta cómo la naturaleza se ensañó con la histórica ciudad.

También asegura el historiador que tienen un patrimonio intangible: el tamunangue y el golpe tocuyano, pero sin la fuerza de los mirandinos para elevarlo a patrimonio cultural como los Diablos de Yare. Tampoco han emprendido la iniciativa para promover el tamunangue como un atractivo de la ciudad. Solo se baila el 13 de junio, día de San Antonio, cuando se arma un sarao memorable. Pero pudieran tener un salón en la misma Casa de la Cultura donde una noche a la semana se bailara tamunangue, se dieran clases, la gente pudiera participar y entender los extraordinario sones de esta danza. Estoy segura de que la visita quedaría encantada y los tocuyanos sentirían cada vez un mayor orgullo por su tradición. Lo mismo aplica para el golpe tocuyano.

 

Los impelables históricos. En un recorrido por El Tocuyo tienen que ir primero al Museo Lisandro Alvarado para que se empapen de la historia. De ahí caminan hasta la Casa de la Cultura José Ángel Rodríguez López, la única edificación que se conservó intacta después del terremoto de 1950. Ahí funcionó el antiguo convento de los franciscanos, y al lado quedaba la iglesia de San Francisco, que sucumbió con el sismo y jamás se reconstruyó. La Casa de la Cultura es una casona preciosa, con un inmenso patio interno y techos altos, pero muy descuidada. Muy cerca queda la iglesia de la Concepción. Se cayó con el terremoto, pero la reconstruyeron idéntica. A El Tocuyo en sus días de gloria se le llamó “La ciudad de los siete templos”. Después se van a las ruinas de Belén. Ahí funcionó el Hospital San Juan Bautista y Virgen de la Chiquinquirá desde principios de 1600. Ahorita es una ruina total, sin el menor proyecto para recuperarlas a pesar de las solicitudes. Lo más probable es que se pierda lo poco que queda. También deben visitar las ruinas del antiguo convento de Santo Domingo. En una época las iluminaron y se presentaron espectáculos musicales. Ojalá retomaran la idea. Sería un buen sitio para algún tamunangue como atractivo para la visita.

 

Para comer, dormir y averiguar. Apenas el año pasado abrió el primer sitio verdaderamente digno para quedarse en El Tocuyo. El que se merecía la ciudad. Es el Hotel Boutique Santo Domingo, iniciativa de Rubén Martín, un tocuyano con sentido de arraigo.

“La satisfacción es más emocional que lucrativa. Mi pueblo de El Tocuyo se merece algo bueno. Es la ciudad madre de Venezuela. Estuvimos 6 años construyéndolo. Lo abrimos en marzo de 2102”. Tiene 25 habitaciones impecables y cómodas, con aire acondicionado, televisión, agua caliente y Wi-fi. La piscina linda y sabrosa para sacudirse los calorones, restaurante, estacionamiento, acabados de primera y pulcritud. El visitante ya no tiene que ir a volver a Barquisimeto porque ahora hay dónde quedarse con comodidad y buena atención en tierra tocuyana.

Diagonal al Museo Lisandro Alvarado deben almorzar en la casa de las hermanas Cordero. Informal y popular. En el patio y corredores de su casa colocaron un montón de mesas, una cocina separada con un muro bajo para que todos vean lo que se prepara, un fogón de leña para hacer las caraotas diarias y una cocina de gas para el resto de los platillos. Sirven en bandejas de acero inoxidable como las del Ejército. Una milanesa con ensalada, arroz, papitas fritas, un plato de caraotas, jugo y de postre dulce de leche, cuesta 90 bolívares. Sabroso y abundante. Va todo El Tocuyo a almorzar junto al patio lleno de trinitarias donde hay unas hamacas para la siesta antes o después. Las señoras son conversadoras, atentas y divertidas.

Antes de salir de El Tocuyo deben comprar las acemitas de “la niña Engracia”. Ella cumplió 104 años hace poco, pero los sobrinos siguen la receta y la tradición utilizando el mismo horno de su tía “la niña”, a quien le dicen así porque jamás tuvo marido. Son bien sabrosas, pero cuesta conseguirlas porque se agotan al salir del horno.

Si quieren un cuatro o algún otro instrumento musical visiten el taller de Julio Torrealba y su hijo Carlos, quien inventó una versión del cuatro con varios pegados como haciendo un timón. Dice que es perfecto para tocar los sones del tamunangue. A mí me pareció complicadísimo. Cuando los visiten seguro les brindan un cocuy de penca que hacen en el alambique del patio de la casa. Desde que obtuvo la denominación de origen nadie tiene problemas con la fabricación de este licor.

De resto, El Tocuyo se mantiene entre plantaciones de caña que arropan a unas 130.00 personas en el valle, de las cuales unas 60.000 viven en la ciudad. Muchos trabajan en Barquisimeto y van y vienen en una hora de recorrido.

 

Datos vitales

 

Hotel Boutique Santo Domingo

Calle 19 entre carreras 11 y 12

Teléfono: (0253) 663 1760 / 663 2615

www.hotelboutiquesantodomingo.com

hotelesrm@gmail.com

 

Casa de las Cordero

Calle 17 con carreras 10 y 9, diagonal al Museo Lisandro Alvarado

Lunes a viernes 11:00 am a 3:00 pm

 

Asociación cooperativa acemitas tocuyanas Niña Engracia

Carrera 13 entre 8 y 9

Teléfono (0253) 663 3382

Todos los días 7:00 am a 6:00 pm

 

Carlos y Julio Torrealba

Instrumentos musicales y cocuy de penca

Calle 6, número 4-28

Teléfono (0426) 754 0654

 

Museo Lisandro Alvarado

Calle 17 entre carreras 10 y 11