• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Adriana Villanueva

Tierra del sol bendita

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Casi todas las canciones de los tres primeros discos de Yordano eran (y siguen siendo) coreadas por el público en sus conciertos, pero “Manantial de corazón”, en esos primeros conciertos, era el tema que rompía el aplaudómetro, si acaso eso existe. Tras oír éxitos como “Aquel lugar secreto”, “Otra cara bonita” y “Días de junio”, apenas sonaban los primeros acordes que precedían la frase: “El suelo está cubierto de botellas…” se levantaba el teatro completo para asumir como propias las ilusiones que rodaban por la noche. Estamos hablando de mediados de los años ochenta, década que muchos describen como superficial, pero en la que los venezolanos podíamos lanzarnos a la calle a caminar cualquier tristeza sin la paranoia de ser víctimas de un secuestro express, o que una bala retrechera acabara con nuestras vidas. Tiempos hedonistas, sin duda alguna, que para qué negarlo, muchos añoramos.

Cómo cambia el feeling de una sociedad en apenas unos años. En 1992 sale “Por estas calles” en el disco De sol a sol, futuro hit de Yordano que dio nombre a la telenovela de Ibsen Martínez de RCTV que trataba sobre la crisis social e institucional que vivíamos entonces en Venezuela. Ya no era muy frecuente que a uno le provocara salir por Caracas a caminar tristezas, demasiado peligroso, en 1992 en las noches de luna llena Yordano le cantaba a una ciudad donde había que cuidarse en las esquinas, una Caracas donde “la compasión ya no aparece y la piedad hace rato se fue de viaje”. Pero más que a la inseguridad, Yordano entonces cantaba sobre la descomposición del país, con tantos pillos y malhechores “en eso sí que no existe credo, raza o colores…”, siendo los mayores bandidos aquellos de la clase dirigente que durante décadas habían jugado y malversado las riquezas y las esperanzas del pueblo venezolano.

No es de extrañar que, más de veinte años después de compuesta “Por estas calles”, hoy sea la canción que rompe el aplaudómetro de los conciertos de Yordano: el estado de indefensión política y social en el que nos sentíamos viviendo en los años noventa, lejos de aplacarse, para muchos se ha exacerbado a la N potencia. Hoy más que nunca pareciera que “al hombre bueno le ponen precio a la cabeza”.

Yordano en más de treinta años de carrera artística no cesa de componer y cantar. Estas calles, “testigos de sus amores”, siguen siendo una de sus principales fuentes de inspiración. Su más reciente disco: Sueños clandestinos, que acaba de salir a la venta hace un par de días, incluye 10 temas inéditos entre los cuales mi favorito es “Tierra del sol bendita”, un son que describe esa mezcla de agobio con alivio que sentimos los caraqueños al llegar a casa: “Anoche llegué cansado de un día cargado de historias tristes…”. Yordano canta la angustia diaria de vivir en una ciudad salvaje, en un “reino del miedo” donde “no hay descanso ni garantías”. Pero también le canta a la felicidad que sólo encontramos al llegar a nuestro hogar con el frágil bienestar de aquellos a quienes amamos.

Tanto para Yordano como para millones de venezolanos que insistimos en no claudicar a la desesperanza, a pesar de las historias tristes que nos golpean a diario, y de que vivimos a la merced de quienes “andan hablando de amor pero el odio es su consigna”, no sólo Caracas, sino Venezuela, jamás dejará de ser una tierra de sol bendita. Aunque la felicidad en estos momentos se limite a llegar a casa, cerrar la puerta con cadena y doble tranca, y abrazar a los nuestros, agradeciendo un día más de vida.