• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Guillermo Santos

¿La TV abierta, en agonía?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Todo lo que tradicionalmente era muy importante está cambiando gracias al ciberespacio y a la convergencia digital. Algo que se está viendo muy afectado en muchos países del mundo es la televisión abierta, ya que la publicidad, que es su sostén económico, se está resintiendo por su crecimiento en Internet.

Según un estudio de IAB Internet Advertising Revenue, se confirma que es allí donde están creciendo mucho las ventas de publicidad. Este negocio llegó a 42,8 mil millones de dólares en 2013, representando un aumento de 17% con respecto al año anterior, mientras en TV abierta fue de 40,1. Imagino que algunos noticieros colombianos, que hacen sangrar los televisores con videos de robos, asesinatos y pésimas noticias, aún no se ven afectados por esta tendencia, pues duran más tiempo pasando comerciales que información.

Hace algunos años predije que la televisión abierta iba a desaparecer o se convertiría en algo de nicho y sería reemplazada por la TV por Internet, llamada IPTV, y por la TV por suscripción. Esto ya está empezando a verse. El que quiera comprar un televisor lo primero que debe preguntar es qué canales de streaming ofrece y, por esto, debe entenderse Netllix, Amazon Prime, Hulu, Crackled y muchos otros, que ya están produciendo sus propias series.

Es obvio que existen algunos temas de restricción de contenidos, que se pueden ver por los derechos de autor y limitación de los países en los que se pueden emitir, pero eso va a tener que ser solucionado rápidamente porque nada se puede oponer a tendencias imparables. Si no, hay otras alternativas como contratar una dirección de Internet de otro país, lo que es muy fácil y barato, teniendo así acceso al contenido que no se podría ver en el país. Así que las productoras de TV abierta van a tener que empezar a mirar cómo darle nacimiento a una estrategia digital y alimentarla para crecerla para que cuando esté grande las pueda mantener.

* * * *

Pensar dos veces en dar de baja a un narcotraficante y asesino como “Timochenko” es algo que los colombianos no nos tenemos que aguantar. ¿Los terroristas de las FARC sí pensarán dos veces antes de asesinar a niños, mujeres y civiles? El presidente Santos debió quedarse callado. No ganaba nada diciéndolo. Error garrafal.