• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Valentín Arenas Amigó

Sociedad civil y MUD

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La MUD agrupa en una sola organización los diferentes partidos políticos que representan a millones de venezolanos. No es Venezuela, pero la representa  electoralmente. Si no existiera, el país sigue funcionando. La sociedad civil no representa a Venezuela, sino que ella es Venezuela. Sin sus instituciones –profesionales, obreras, empresariales, educativas, etc.– no tenemos país, lo que explica su enorme fortaleza si decidiera incorporarse a la lucha por conservar las instituciones políticas democráticas en Venezuela que responden e interpretan mejor su cultura democrática de cuatro décadas, que eso que llaman revolución pretende destruir para imponer un régimen autocrático donde la soberanía no la ejerce el pueblo sino el dictador.

El sector político, consciente de esto, ha logrado unirse, a través de la MUD, en una mesa que, porque practica la democracia, concilia posiciones diferentes dialogando. Si existiera una posición única no sería entonces democracia sino autocracia, como sucede en el PSUV, donde votar para llegar a un acuerdo no es necesario, porque todo se maneja con órdenes a cumplir. Pero la MUD no es suficiente para enfrentar con éxito esta autocracia que ya tiene quince años destruyendo a Venezuela, siendo el control de la instituciones públicas y la corrupción los dos instrumentos que manejan para ejecutar su tarea. Sin duda que en un Estado autocrático como el que padecemos no es fácil hacer un                  cambio por la vía electoral, porque el árbitro está parcializado, lo que  convierte al sector político oficial en una fuerza no legal, sino bruta para mantenerse en el poder.

Esta fuerza justifica la necesidad de incorporar en la tarea a la sociedad civil con todas sus instituciones privadas en la defensa de los derechos humanos del ciudadano que la autocracia ignora. Estas instituciones unidas en un solo bloque hacen una fuerza superior porque todas ellas unidas no representan a ciertos sectores del país, como es el caso de los partidos políticos, sino que ellas unidas son el país, son Venezuela. Sin el andamiaje político Venezuela puede subsistir, pero sin educadores, profesionales, obreros y empresarios, para solo mencionar los más importantes, Venezuela no existe. Los políticos representan a sectores del país, pero las instituciones privadas no lo representan, sino que ellas son el país. Sin ellas no hay Venezuela.

Si toda la sociedad civil toma conciencia de su fortaleza y decide ponerla al servicio de la Venezuela democrática que es a la que queremos regresar todos los venezolanos, entonces entenderemos qué inmensa es nuestra fortaleza y qué débil es una revuelta que se quedó sin pueblo porque no trabaja por el bien común sino por el enriquecimiento personal de la minoría en el poder. La fuerza de la sociedad civil organizada tiene la palabra.


*Profesor de Instituciones Políticas de la UCAB

alenri@gmail.com