• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Keyen López

Sinfonía agridulce (ciertamente)

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En 1997 el grupo británico The Verve logro un superéxito musical que llevó por nombre “Bitter Sweet Symphony”. Este tema, muy pegajoso por cierto, logró que esta banda fuera conocida en todo el mundo. Esta fue la parte dulce.

La parte agria fue que el 100% de las regalías de este tema les fueron literalmente arrebatadas de las manos. He aquí el punto de partida del artículo de hoy, relativo al sampling y los derechos de autor.

¿Legal o no legal? He ahí el detalle; existe un vacío tremendo respecto al punto en el que un artista puede tomar un trozo del pastel de una grabación, colocárselo a otra y fabricar un tema completamente nuevo, pero como todo en la vida, existen dos lados y versiones para cada historia.

Desde el punto de vista de la banda, el hecho de pedir permiso a Decca Records para utilizar una secuencia orquestal de 5 notas, de un tema de los Rolling Stones llamado “The last time” (que de paso fue un tema no muy conocido) lanzado en 1965, fue suficiente. El track de cuerdas en cuestión quedo básicamente detrás de muchos otros, en total se grabaron más de 50 canales, donde se incluyen nuevos arreglos sinfónicos creados por la banda, que asegurarían un tema completamente nuevo, pero a pesar de esto la compañía acordó el 50% de las ganancias por regalías que generara el tema.

Cabe destacar que el nuevo tema en lo que se refiere a la letra fue escrito en su totalidad por Richard Ashcroft, quien es también el vocalista de la banda.

Continua la historia y el tema “Bitter Sweet Symphony” comienza a subir en las carteleras, es entonces cuando un ex manager de los Rollings Stones (Allen Klein), quien es dueño de los derechos de los temas que la banda grabó antes de 1970, pide a The Verve el 100% de los derechos de la canción alegando que se usó más cantidad que lo negociado, y que por esta razón se rompió el acuerdo al que se había llegado en un principio. Y eso no es lo peor, además de que la canción fue un éxito rotundo en todo el mundo, Nike la quería y la banda dijo que no, porque no iba de la mano con la naturaleza de su música, pero como la licencia era de Allen Klein se hizo la negociación.

Fue aún más doloroso el hecho de que, después del proceso legal, la composición como tal fue transferida a Keith Richards y Mick Jagger (miembros de Rollings Stones) y de paso fue nominada a los premios Grammy como mejor composición.

Un golpe a un caído diría yo.

Pero ¿qué tanta razón tenía Allen Klein?

El sampling, podría definirse como la utilización o incorporación de un fragmento de una grabación, para crear algo nuevo, puede ser un trozo de música, alguna letra, entre muchas otras. Este “entre muchas otras”, así como lo definido anteriormente, ha sido fuente de muchas e incontables batallas legales a través de los años, pues es bastante difícil saber si el origen de esta “muestra” realmente influye en la definición total o parcial de la identidad del nuevo producto.

Samplear, o “muestrear” puede considerarse como una violación de los derechos de autor, y se necesita del consentimiento del creador original, bien sea él, su compañía discográfica o representante, para que el nuevo uso de esta fuente sea legal. Sin embargo, sin el sampling, no existiría el rap como lo conocemos; muchos Dj utilizaban una y otra vez secuencias rítmicas, frases de artistas, gritos, o secuencias melódicas. Pero, según los tribunales en Reino Unido, la legislación de derecho de autor sirve para proteger las obras de creación ante el uso indebido y la explotación no deseada. Su ley de protección fue la primera en estructurarse (en 1709) y siguen estando presentes sus fundamentos hoy en día. En 1916 un juez de este país dijo que “si vale la pena ser copiado, vale la pena ser protegido”.

El uso leal.

Existen excepciones en cuanto a la utilización de grabaciones de otros, y aunque son muy pocos los casos en los que se puede decir que se implementó “el uso leal”, los requisitos incluyen que los fines del tema resultante tienen que ser la parodia, la información, la crítica, la investigación o la educación, y siempre con un carácter no lucrativo.

La regla de los tres segundos.

Existe, o más bien se utilizaba, una regla en la cual se podía usar cualquier grabación siempre y cuando no sobrepasara los tres segundos de duración; sin embargo, esta norma no está escrita en ningún reglamento, y es más un rumor que realidad, varios casos se perdieron gracias a esta supuesta ley.

Realmente, según la ley, al menos en Estados Unidos y Reino Unido, samplear es ilegal, así sea una nota la que utilizaste, pero solo si te agarran o confiesas, Dicho esto, para ser acusado como infractor de derechos de autor, el “muestreo” en cuestión debe poder ser reconocible dentro de la nueva obra, y esto no solo incluye una porción importante, como una línea de bajo, como fue el caso de Vanilla Ice, con el tema “Under Pressure” de David Bowie, sino también de cualquier parte que el demandante pueda reconocer, cuerdas, melodía y un gran etc.

Entonces, ¿Allen Klein tenía o no razón?

Después de escuchar el tema original de los Stones, y de leer varios casos precedentes, yo creo que sí, pero, en perspectiva, si no hubiese sido un superéxito comercial internacional, ¿se habría creado este conflicto? Yo creo que no.

Podemos llegar a la conclusión de que fue un acto de oportunismo para ganar dinero. Mas no una cuestión de creatividad artística o de orgullo porque tomaste algo mío y lo copiaste, sino porque eso mío te está dando dinero.

Yo sigo pensando que existe un gran vacío legal en esta manera particular de crear. ¿Y si se toma parte de un discurso, una risa, un ruido de fondo, una melodía de una presentación en vivo, una entrevista, o grabaste en video a alguien en la calle, eres culpable? ¿Violaste sus derechos?

La música puede convertirse en algo estrictamente de negocios si le damos la oportunidad.

Finalmente, puedo decir que si vas a “samplear” algo o a alguien sin pedir permiso y esperas algún día ser famoso, que no te atrapen.

¿Tú qué opinas?