• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Ismael Cala

¡Siempre mente positiva!

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando vivimos poseídos poruna actitud mental positiva, todo lo que nos proponemos siempre yace a la sombra de lo posible. Por supuesto, si sabemos a lo que aspiramos ysalimos a buscarlo con esfuerzo e inteligencia. La actitud mental positiva, por sí sola, no es un imán del éxito y la felicidad, pero sí es una formaimprescindiblede enfrentar la vida para hacer realidad los sueños.

La actitud de un ser humanono es más que su manera de actuar, es el elemento que define su conducta. Por esa razón, cuando la revestimos de mentalidad positiva, nos convertimos en personas optimistas, confiadas, seguras de nuestros propósitos, sin temores, convencidas de que cualquier obstáculo que nos imponga la existencia puede ser abatido. Como dijera Thomas Jefferson, "nada en esta vida nos puede detener porque ya poseemos la correcta actitud mental para lograr la meta".

En el libro "Un camino hacia el éxito", de Napoleón Hill y W. ClementStones, se narra la historia del hijo de un aparcero de Louisiana, quien desde los cinco años aprende a arrear mulos. Al igual que muchos, el muchacho vive convencido de que siempre serán pobres por voluntad de Dios. Así se lo hace saber a su madre. La mujer, que piensa diferente, rebate sus palabras: "Somos pobres no por culpa de Dios, somos pobre porque tu padre nunca tuvo el deseo de ser rico. Nadie en esta familia ha tenido el deseo de ser otra cosa".

El joven aparcero entiende perfectamente a su madre y desde ese momento "tiene el deseo ser otra cosa". Quizás no llega a escalarel pico más alto de sus sueños, pero el solo hecho de proponerse un cambio, en la manera de enfrentar la vida, lo libra de la decente, pero dura vida de aparcero;rompe con la actitud mental conformista y negativa que hasta ese momento sumergió en la pobreza a su familia.

Vivir con actitud mental positiva no nos libera de problemas, pero nos prepara para enfrentarlos mejor y vencerlos. Permite que desarrollemos al máximo todas nuestras capacidades, tanto físicas como intelectuales,y nos hace más hábiles y vigorosos. Gracias a su influjo convertimos los momentos negativos en positivos, y nos motiva social y personalmente.

Es cierto que no es un imán que por sí solo atrae éxito y felicidad, más bien es una fuerza motriz interna que nos impele hacia esos objetivos.