• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Cecilia Ferreyra

Sida y conflicto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los grandes esfuerzos realizados en las últimas décadas para dar respuesta global a la epidemia de sida han dado como resultado esperanzadores avances tanto en la atención médica a los seropositivos como en el acceso a tratamientos antirretrovirales. Sin embargo, a pesar del progreso, hoy seguimos siendo testigos del sufrimiento y el desamparo que padecen miles de personas atrapados en zonas de conflictos en diferentes partes del mundo.

Son “víctimas por partida doble”: sufren las consecuencias de la guerra, además de la imposibilidad de recibir atención médica al enfrentarse a sistemas de salud completamente devastados por los ataques.

Sin embargo, desde Médicos Sin Fronteras sabemos que tratar a personas seropositivas en contextos violentos sí es factible. Es por ello que instamos a la comunidad internacional, gobiernos, oenegés y donantes a que tomen conciencia de las necesidades humanitarias de las personas con VIH, independientemente del lugar en el que vivan, y que actúen en consecuencia.

En el África subsahariana viven alrededor de 70 % de las personas afectadas por el VIH en todo el mundo, lo que supone una cifra que alcanzaría alrededor de 5 millones de pacientes. Países como RCA y Sudán del Sur, tienen una prevalencia aproximada de entre 2% y 10%. Sin embargo, solo 20% de los pacientes seropositivos reciben tratamiento ART, lo que significa que una de cada cinco personas tiene acceso al medicamento que le puede salvar la vida.

Médicos Sin Fronteras ha puesto en marcha en ambos países métodos innovadores como los llamados “paquetes de contingencia” (paquetes con la cantidad de medicamentos que el paciente necesita tomar en caso de que tenga que salir huyendo de sus casa), y las iniciativas que facilitan la movilidad de los pacientes transfiriéndolos a centros alternativos en zonas más “estables”. Ambas prácticas han demostrado ser muy eficaces.