• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Beatriz de Majo

Santos: “La resistencia heroica”

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hoy deseo ceder mi espacio a una pluma colombiana. Una que esta semana en el periódico El Tiempo de la nación hermana manifestó su solidaridad con la resistencia venezolana y reclamó a su presidente las medias tintas con las que aborda los eventos venezolanos de hoy.

Saúl Hernández Bolívar, destacado columnista y escritor colombiano, nos cuenta cómo el presidente Juan Manuel Santos, siendo columnista del primer periódico colombiano, hace una década justo, se pronunciaba sobre las “funestas” consecuencias que derivarían para Colombia de la dictadura hacia la que se encaminaba su vecino, Venezuela. Deploraba Santos en aquel momento la “imbécil” y “cómplice” posición de la OEA. Y aseguraba cómo el futuro del continente se jugaba en las calles venezolanas.

Dice Hernández en su artículo “SOS Venezuela”: “Venezuela va camino de una despiadada dictadura o hacia una guerra civil. Y a casi nadie parece importarle o darse por enterado. Los últimos hechos así lo confirman y las consecuencias para América Latina, pero, sobre todo, para nosotros los colombianos serán funestas’... Estas sabias y proféticas palabras las escribió en este diario, el 22 de febrero de 2004, el columnista Juan Manuel Santos. Y ¿qué es lo que vemos hoy? Un país irremediablemente dividido entre los paniaguados del régimen y los que piensan que sin libertad no puede haber paz ni futuro, y se oponen férreamente a una ‘dictadura igualita a la cubana’. Ahora la oposición es suficientemente grande como para poner a tambalear al chavismo, pero aún está lejos de derrocarlo sea mediante la agitación social, como en la primavera árabe, o por vías institucionales, como acaba de suceder en Ucrania. Lamentablemente, esto último no sería posible en Venezuela por tratarse de un régimen totalitario que controla todos los poderes del Estado, a lo que se suman una cruenta represión, divulgada por las redes sociales, y una descarada violación del derecho a la información. De manera que ese país se ha convertido en una olla de presión que está a punto de estallar, lo que podría desembocar en la guerra civil que previó el comentarista Santos (...) El columnista Santos se quejaba de la indiferencia de las democracias continentales y preguntaba: ‘¿En qué queda la Carta de la OEA? ¿Dónde está la solidaridad democrática? (...). Semejante indiferencia, ceguera o imbecilidad puede resultar cómplice de una catástrofe política y social de enormes magnitudes. Las primeras víctimas serán los propios venezolanos. Las segundas, sus vecinos: nosotros los colombianos’. Y tenía razón. El futuro del continente se juega en las calles de Venezuela. Quedaremos en deuda con ese bravo pueblo por su resistencia heroica”.

¿Premonitorio?, ¿agudo?, ¿voluble o inconsistente, el columnista de antaño, hoy presidente de Colombia?

Los valores a lo largo de la vida de todo individuo deben permanecer inmutables.

Las veleidades de un hombre político pueden ser duramente castigadas por la historia.