• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Alexis Correia

Sangría de premios

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gran reto, de Meridiano TV, tenía su estreno fijado para el miércoles 12 de febrero (8:00 pm), fecha que pasó a la historia por la muerte de Bassil Da Costa, Juancho Montoya y Roberto Redman. De cadena en cadena presidencial, el debut del concurso deportivo semanal se produjo exactamente un mes después. En la pantalla ha quedado expuesto un programa entretenido, en el que esa construcción mental que llamamos tiempo parece suavizarse, aunque visiblemente modesto en aspectos como escenografía, producción general o bolsa de premios.
La revelación: Humberto Turinese. El valenciano se había dedicado hasta ahora al relato futbolístico y, en un contexto profesional que tiende más bien a la hiperespecialización, sorprende como un animador cálido y competente, al que sería bueno seguirle la pista.
Su compañera, Olga Motabán, tiene ocurrencias picantosas e interactúa bien con Turinese. Hasta le inventó un apodo (“Cuchi-Turi”) y, en uno de

los programas, “cabalgó” sobre la espalda de su partner antes de un segmento dedicado al jinete Juan Vicente Tovar. Pero, por el momento, no puede esconder las costuras cuando hace acotaciones de conocimiento deportivo. Nadie nace aprendido, pero sí con disposición de aprender, y lo ideal sería no hacer ese adiestramiento frente a todo el país.

Ejemplo: Motabán tenía que referirse al récord del beisbolista zuliano Gerardo Parra, que empató un récord al empujar al menos una carrera en cada uno de sus primeros cinco juegos en grandes ligas. Lo que dijo la animadora ante la cámara fue un deslave: “En sus primeros cinco partidos (Parra) llegó a lograr al menos una remolcada desde Mike Lansing en 1993 hasta lograr esa gran hazaña (sic)”. El experimentado periodista Juan Vené, por cierto, no recomienda usar la palabra “partido” en el beisbol, pues es más apropiada para deportes que se juegan en terrenos divididos en mitades.

También indicó que la estatura del basquetero Windi Graterol era “2,4 metros”, que puede interpretarse como 2,40 (¡ni Manute Bol!), en vez de 2,04 metros. Queda la impresión de que está leyendo un caletre, no algo dicho con convicción. Nada cuesta respirar profundo, ensayar y asesorarse.

A Turinese también le vi al menos una falla importante en una pregunta. Se refirió al equipo con más victorias en la historia de la NBA (se entiende que “victorias” son partidos ganados) y la respuesta fueron los 17 títulos de los Celtics de Boston.

El deporte es sinónimo de acción, múltiples utensilios y colorido. Sin embargo, El gran reto es un programa audiovisualmente escueto. No hay siquiera un monitor en el estudio con videos e imágenes de apoyo, un recurso casi infaltable en la televisión actual. Muy pocas veces el televidente observa fotos de atletas o equipos que acompañen las respuestas.

El sistema de premiación (cuyo tope utópico por programa es de 160.000 bolívares) no es exactamente acumulativo, lo que lo convierte con frecuencia en un aniquilador de dinero. En la ronda final, cada error serrucha por la mitad todo lo ganado hasta el momento. En la semifinal (“El desafío”), lo que gana un participante se le resta al otro, y hay preguntas que reparten una bolsa de 200 bolívares, unos montos hoy risibles.

Hasta ahora los programas transmitidos de El gran reto se han ido más o menos por una sola calle, con un concursante muy sobrado, aunque tuve la oportunidad de asistir a la grabación de una emisión extremadamente reñida y puedo asegurar que el sistema de desempate traerá tanta controversia como el del round robin del beisbol venezolano.
@alexiscorreia