• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Carlos Delgado Flores

Sangre de horchata

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de la encerrona de la MUD y de sus resultados inmediatos, no expresar la decepción de ver a Ramón Guillermo Aveledo renunciando (y a Ramón José Medina encontrando la mejor manera de hacerlo también ¡tonto si no lo hace así!) sería hacerle creer al desprevenido lector que a esto se asoma, que por las venas corre horchata o cualquier otro néctar, y no es así. Mientras el estamento rojo-rojito guarda su procesión para mostrarla cuando se pueda, unidos como están, por su origen y acaso también por su destino común, la oposición finalmente, llegó a tener que dirimir su falla de origen, a reconocerla y a tener que arriar con ella.

¿Falla de origen? Curiosa paradoja, pues es también su más pregonada virtud: el haberse constituido en una exitosa plataforma electoral, cuando los hechos pedían que se fuera mucho más allá. En función de eso, el 16 de octubre de 2012 se nombró la Comisión para la Estrategia de la Mesa de la Unidad Democrática, también conocida como Comisión Hospedales, la cual rindió un informe franco, crítico, sobre los desaciertos. Destaco tres citas del documento, porque están precisamente, en la base de la diatriba entre bandos de la MUD, en la crisis de confianza que Aveledo menciona como el origen de su decisión de renunciar.

10. e. Hemos evitado el debate de las ideas porque consideramos que las necesidades del pueblo son muchas, y son muchos los que esperan una respuesta. No ha sido eficiente este enfoque pragmático porque al centrarnos solo en soluciones sin tomar en cuenta las ideas políticas, hemos dejado de lado la política y ésta ha sido sustituida por estudios de opinión y mensajes publicitarios, que si bien son importantes, deben tener como piso doctrinas que le den identidad, vida, sentido, a las soluciones que en el campo de las políticas públicas ofrecemos a los venezolanos. Y esto es más agudo aun considerando que el adversario sí ofrece un universo identitario propio (mientras justifica la poca eficacia en la solución de los problemas y hace de ello una virtud).

27. La estrategia debe dirigirse a construir una mayoría amplia y sólida a través de una política que la distinga de la del gobierno, que comunique un proyecto alternativo y evite que se consolide un Estado despótico en el país. Para cumplir con este cometido, se considerarán los medios electorales y los medios de resistencia civil pacífica.

28. La MUD debe discutir si deja de comportarse como una coalición electoral para actuar también como una gran alianza estratégica y político-social en vinculación orgánica con la sociedad para construir fuerzas mediante la representación y el acompañamiento social en el trabajo de base. Para esto sería necesario desarrollar una “capilaridad” del trabajo político que permita el contraste y la contención del aparato “biopolítico” chavista, para lo que es indispensable el trabajo de los partidos políticos.

Conviene recordar quiénes eran los miembros de la comisión: Carlos Guillermo Arocha, Pedro Benítez, Colette Capriles, Eduardo Gómez Sigala, Arístides Hospedales, Gabriel Puerta Aponte, Andrés Stambouli, Ricardo Sucre Heredia, e Ysrrael Camero, quien fungió de secretario. Nótese que no hay nadie de PJ o del entonces comando de campaña de Capriles en esta comisión, cosa que se explica porque no se puede ser juez y parte al mismo tiempo.

Aveledo argumenta que los hechos impidieron a la MUD procesar las recomendaciones del Informe: la muerte de Chávez, la campaña presidencial del 14-A,  la inconcluyente denuncia por los resultados, la plebiscitación de las elecciones del 8-D, (plebiscito que, dicho sea de paso, se perdió). La decepción que llevó a la escisión que supuso #lasalida y la propuesta de la constituyente y a que ahora hablemos de electoralistas y salidistas cuando el informe Hospedales recomendaba caminar y mascar chicle al mismo tiempo. Señala además que en enero de este año la MUD decidió tomar la agenda social acompañando la protesta, hasta que el 12F los acontecimientos tomaron un giro dramático, con errores costosos que no pueden despacharse con aquello de que “los procesos históricos requieren sacrificios”, o para seguir con aquello de las paradojas, explicarse según lo afirmación de Tomas Jefferson: “El árbol de la libertad debe regarse de cuando en cuando con la sangre de patriotas y tiranos, pues es su fertilizante natural”.

Aveledo, ya liberado de las ataduras de su cargo, expresa, sobre el Congreso de Ciudadanos, en entrevista a Tal Cual: “La sociedad civil es muy grande, es un mundo diverso. Las Organizaciones No Gubernamentales respetadas, como Cofavic y Provea, no entrarían a este congreso. Tampoco la Unión Nacional de Trabajadores, pero ellos están con el proceso. Esa sería una imitación de gobierno por asamblea, pues siempre hay un cogollo que decide. O sería un tumulto pro mesiánico y eso no sirve (…) Me parece que hay una inadecuada apreciación de los hechos. O lo que dijimos antes, van por el control de la Mesa. También pudiera ser una especie de mercadeo para las parlamentarias de 2015 y más allá”.

Lo que hace sospechar que la división de la oposición no la ocasionó #lasalida sino el informe de la Comisión, porque contribuyó a poner en evidencia que aquello que tanto se criticaba en el gobierno, se practicaba también, puertas adentro: la búsqueda de la hegemonía desde la cooptación, antes que la construcción del consenso. Aveledo renuncia por lo que él denomina una crisis de confianza, no tanto en sus capacidades, puede entenderse, sino acaso –y es nuestra lectura- por la decisión de en cuál bando estar a la hora de tener que dirimir entre el esfuerzo de construir una transición con preservación del statu quo, y el de generar los cambios en el statu quo.

El lunes hay una nueva encerrona. Si persiste la desconfianza, es posible que haya división y que luego la vendan como la necesaria autodepuración institucional, como es posible –esperamos– que prive la sensatez y se logre una articulación entre partido y lobby, para lo cual el Congreso de Ciudadanos puede ser una oportunidad. También puede pasar que no pase nada, al fin y al cabo, la horchata –como la sangre– también es roja y deja manchas difíciles de sacar.