• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Eli Bravo

Sanar la depresión comienza con una elección

autro image
Sanar la depresióncomienza con unaelección |  Ilustración Alejandro Ovallesjaoc28@yahoo.com

Sanar la depresióncomienza con unaelección | Ilustración Alejandro Ovallesjaoc28@yahoo.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La depresión es una experiencia fuerte, profunda y transformadora. Esto no lo digo desde la teoría sino desde la práctica. Hace años pasé por un período depresivo y no fue precisamente agradable. Durante semanas me encontré en un lugar oscuro, sin dirección ni energía. Algunos días no me quería levantar de la cama, otros eran pesados y no les encontraba mayor sentido. Salir de ahí fue un proceso que requirió ayuda y esfuerzo. Ahora entiendo lo importante que fue esa depresión. Me enseñó a escuchar las emociones, a explorar en los sentimientos y transitar por caminos de incertidumbre.

No sabría decir con exactitud cuándo comenzó. Lo que sí recuerdo es cuándo decidí sanarla. Fue la mañana de un primero de enero en Oaxaca, México, mientras jugaba a las cartas con mi hija mayor. Viendo las primeras luces del año que iluminaban su rostro infantil, y yo sintiendo una profunda tristeza, decidí concentrar mi atención en salir del lugar donde me encontraba.

“Un período de depresión, de cualquier tipo, es probablemente parte de la experiencia de toda persona en este planeta”, dice Reginald A. Ray, médico y maestro de budismo tibetano. “Si sabemos cómo vivir la depresión y viajar con ella, su impacto y significado puede ser extraordinario; pero nuestro sistema de creencias tiene el potencial de meterse en el camino”. ¿Qué quiere decir con esto? Que solemos estigmatizar la depresión como algo malo, cuando en realidad es una oportunidad para entender mejor nuestro mundo interno.

Glenda Travieso, autora del nuevo libro de Ediciones Inspirulina, Sanar es una elección, asegura que la depresión se convirtió en su mejor amiga y aliada. Suena paradójico, considerando que Glenda la padeció durante diez años. Al principio, ella no entendía lo que le sucedía, y luego, cuando fue diagnosticada, intentó con diferentes terapias y fármacos. Sin embargo, las puertas de la sanación no se abrieron hasta que decidió hacer una exploración consciente de lo que le ocurría para adentrarse en los rincones de su ser. Este proceso y sus descubrimientos son el testimonio que comparte en esta obra.

Como toda enfermedad, la depresión se manifiesta de diferentes formas y tiene distintos grados. Su tratamiento puede requerir en algunos momentos de medicinas y en otros de psicoterapia o métodos alternativos, pero para llegar a la raíz y no quedarse en los síntomas es necesario un enfoque holístico. También hay que reconocer la depresión como una manifestación de nuestra humanidad, sin rechazarla o estigmatizarla. Como dice Ray, la depresión es una energía pesada, extraordinariamente poderosa y una clara señal de inteligencia.

Hoy en día entiendo mejor el poder de esa energía y le presto mayor atención. Sé que no quiero vivir permanentemente en ella, mas al reconocerla y trabajarla puedo escuchar mejor aquello que quiere decirme. Además, me recuerdo que si bien no elegimos todo lo que nos sucede, siempre podemos elegir la forma de vivirlo. De la misma manera, la verdad es que nadie elige estar deprimido, pero sí puede elegir entre sufrirla y rechazarla o explorar en ella para vivir el proceso de transformación que nos ofrece. Esto es precisamente lo que propone Glenda en su libro.

Si deseas saber más de Sanar es una elección, conocer tu depresión y aprender cómo superarla, puedes visitar www.inspirulina.com/sanaresunaeleccion.