• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

María Yanes

Salud: la crisis hospitalaria marcó el inicio del año

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Apenas despuntando el año 2015, nos enteramos de que en el antiguo Hospital Pérez de León de Petare se colocaba un anuncio a las puertas del mismo señalando: “No hay médicos de ninguna especialidad”. Se reseñaba igualmente en la nota de prensa correspondiente al pasado 2 de enero que en las salas de pediatría, traumatología y cirugía hay ausencia de personal médico y que los quirófanos no funcionan desde hace un año por la misma causa. Por supuesto, a esto se le suma la escasez de insumos. Esta dramática situación es el reflejo de lo que sucede en la mayoría de los centros hospitalarios en Venezuela. Si se hubiera realizado un recorrido por todos los hospitales públicos, la noticia hubiera sido exactamente igual: escasez de insumos, deterioro de la infraestructura y obras inconclusas, cierre operativo de servicios, déficit de recursos humanos, falta de mantenimiento sobre todo correctivo, ya que el mantenimiento preventivo (el que debe realizarse en forma prioritaria) no existe desde hace tiempo, fallas en el sistema eléctrico y aire acondicionado sobre todo en áreas críticas, es decir, fallas en las áreas indispensables para el funcionamiento mínimo de un centro hospitalario.

Nos causa una gran tristeza e impotencia conocer que esta haya sido una de las noticias a las 24 horas apenas de haberse iniciado el año 2015; y es que la crisis hospitalaria pareciera que no termina nunca, pues no ha habido una capacidad de respuesta del Estado venezolano ante esta situación. Hemos perdido la cuenta de la inmensa cantidad de recursos financieros asignados para “el fortalecimiento de la red hospitalaria” del sector público y hasta los inicios del año no hemos visto resultados positivos. Lamentablemente, lo que se espera pareciera que tendrá o recorrerá el mismo camino. En nuestro país hay un total de 302 hospitales dependientes en su mayoría del Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS); un menor porcentaje depende del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) y el Ministerio de la Defensa, con un total de 45.000 camas en el ámbito nacional, de las cuales solo están operativas 24.000. En la gran mayoría de los hospitales solo aproximadamente 50% de las camas están habilitadas para el uso y generalmente presentan las fallas reseñadas anteriormente. Un ejemplo de ello es el Hospital J. M. de los Ríos, centro emblemático y de referencia nacional para la atención del paciente pediátrico, en el cual al inicio del año se destaca la falla del sistema de aire acondicionado en áreas críticas como la Unidad de Terapia Intensiva y Neonatología. El Hospital José Ignacio Baldó (Algodonal) se destaca al comienzo de año con un gran déficit de personal especializado en el área de anestesiología con una extensa lista de espera para las cirugías electivas, y en otras áreas como pediatría; el Hospital Clínico Universitario con el cierre del servicio de cirugía cardiovascular; uno de los hospitales del interior que ha tenido reiteradas denuncias en relación con el mal funcionamiento ha sido la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera en Valencia (CHET), en varias oportunidades a punto de colapsar. En fin, estos hospitales emblemáticos son el reflejo actual del resto, lastimosamente iniciamos el año 2015 en las mismas condiciones.

En relación con el déficit de recursos humanos –tema de discusión aparte, ya que tiene muchas aristas–, está relacionado con la seguridad social del trabajador, la cual es indignante en Venezuela. Solo para mencionar, un médico especialista devenga un sueldo básico apenas de 5.600 bolívares con pocos beneficios, y un médico jubilado que ha trabajado en un centro hospitalario dependiente del MPPS solo recibe 80% de beneficio calculado sobre el sueldo básico, es decir, después de 30 años de trabajo sale con un sueldo también de 5.600 bolívares. ¿Hay incentivos desde el punto de vista laboral para trabajar en el sector público? Además, a esto se le suman las precarias condiciones de los hospitales.

Vale la pena recordar que en el año 2007 se aprobó la construcción de 16 hospitales especializados, se asignó una cantidad importante de recursos financieros para iniciar con seis hospitales, entre ellos el Centro Nacional de Cáncer, ubicado en Guarenas, como parte del proyecto Barrio Adentro IV, y hasta los momentos solo se ha ejecutado 15 % de las obras. Investigaciones realizadas señalan que ciertas empresas encargadas de estas obras y de la reestructuración de los hospitales existentes no tenían registro fiscal ni registro nacional de contratistas. Casualmente, simultáneo con la noticia del Hospital Pérez de León, el jefe del Gobierno del Distrito Capital anuncia que la meta propuesta para este año 2015 era fortalecer los servicios médicos de los hospitales de la capital. Ver para creer. Que no olvide el gobierno nacional que son 302 hospitales existentes en nuestro país.