• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Froilán Fernández

Salto digital de ILM

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La revista Wired publicó la semana pasada "La historia no contada de ILM, un Titán que cambió el cine para siempre". Se refiere a la compañía Industrial Light&Magic que nació apartir del proyecto Star Wars de George Lucas en 1975 y que ha intervenido en más de 300 películas en 40 años, sea en filmes completos como los de la saga de Star Wars o enefectos especiales que son considerados hoy parte de la historia del cine como el "hombre de azogue" de Terminator 2, la barba de un pirata hecha de tentáculos (vivos) de un pulpoo los velociraptors y otros lagartos de Jurassic Park. 

Todo empezó con la película Star Wars en una idea inspirada en obras de Shakespeare, con lo cual no le faltaban recursos dramáticos. Pero la película tal como estaba concebida en el cerebro de George Lucas no podía ser realizada en 1975, no existía ningún estudio capaz de crear los efectos especiales. 20th Century Fox ya le había dado 25.000 dólares para finalizar el libreto, pero en cuanto a la realización Lucas tenía que improvisar. 

Alquilaron un enorme galpón en un parque industrial en las afueras de Los Ángeles y necesitaron casi un año y 400.000 dólares para construir la cámara que requerían, concebidapor el supervisor de efectos especiales virtuales de ILM, John Dykstra, de allí el nombre de la familia de cámaras Dykstrafl ex. "Cómo llamamos a esto?", se preguntaba Lucas. "Industrial" era obvio, por el sitio escogido; "Light" se le ocurrió por la innovadora y gigante cámara Dykstrafl ex "Olviden `Industrial’ y olviden `Light’, aquí tiene que haber magia, sino estamos fracasados". 

Bits y bytes

Animados bits Las 317 películas y las numerosas nominaciones y galardones por desempeño técnico de ILM son una parte de sus logros, pero también está Pixar, que comenzó como una investigación interna de la compañía y designaba inicialmente un computador para crear animaciones. 

Conservó la tecnología para sus proyectos, pero vendió lo que había evolucionado hacia una línea completa de hardware, con el nombre de Pixar, a Steve Jobs. 

En ese camino de cuatro décadas, ILM logró fi lmar cosas imposibles pero, dice Wired, no hay un rasgo distintivo que la defi na, pues cambian con cada proyecto, sino el infatigable espíritu de innovación.