• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Vladimir Viloria

Ron y chocolate

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Demás está decir que el mejor aliado del Ron de Venezuela es nuestro cacao? Destacamos aquí la elocuencia de las tabletas de Franceschi Chocolate, que desarrolla con disciplina y altos criterios de excelencia, una deliciosa y más que extraordinaria labor. Su línea de etiquetas llamada Premium, ofrece 3 variedades de tabletas 70% cacao, a través de las cuales se pueden degustar los mejores y más representativos orígenes de cacao existentes en Venezuela: Canoabo (Valle de Urama, Carabobo), Ocumare (Ocumare de la Costa), y Choroní (Valle de Choroní). 

Su Línea Fina, en la que se cuentan las etiquetas Sur del Lago (Zulia), Carenero (Barlovento) y Río Caribe (Paria), concentrados a 60% de cacao, igualmente destacan por su versatilidad y fineza.

Todos los chocolates son productos elaborados con cacao de alta calidad, fino y extrafino. Por más de 20 años, Franceschi ha seleccionado y rescatado las auténticas variedades de cacao venezolano, tanto de Origen Criollo como el Trinitario.

La complejidad organoléptica de las variedades de cacao nacional, hace posible registros que van de los recuerdos y sensaciones terrosas, pasando por notas de higos, nueces, almendras y el agradable e intenso frescor de frutas tropicales como el plátano, cambur maduro y parchita. Nuestros rones más maduros, no precisamente los más jóvenes –Ocumare Reserva Especial, Carúpano 12 o Solera Centenaria, Diplomático Añejo o Reserva Exclusiva, Santa Teresa Selecto o 1796, Cacique 500 o Antiguo, Pampero Aniversario, Roble Extra o Ultra, Veroes–, por ejemplo, con mezclas de alcoholes con más de 5 o 6 años de añejamiento, se entregan sin temor a estos ricos chocolates.

Muerda un pedacito de cualquiera de ellos –siempre a temperatura ambiente-, deje que el chocolate se derrita un poco en su boca y paladee un trago de ron. Si lo hace bien, con frecuencia y en buena compañía, la escurridiza y efímera felicidad, tan mezquina siempre, de seguro le hará un guiño a su más insospechada sensibilidad. ¡Salud!