• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pedro Llorens

Rodilla en tierra contra el imperio chino

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Agosto no solo era uno de los siete meses más largos del año (31 días)…también era, de ellos (enero, marzo, mayo, julio, agosto, octubre y diciembre), el de los días más largos, al menos cuando éramos estudiantes y estábamos de vacaciones… porque a las horas de ocio podíamos sumarle las que en otros meses eran de estudio… lo que convertía el asueto en algo tan eterno como una clase de matemáticas, química o física… al menos hasta hace medio siglo, cuando la capital aún no había colapsado de malas obras y falta de servicios y permitía jugar y respirar…

Todavía vivíamos en un país capitalista que salía de una severa dictadura… y ensayábamos una democracia en medio de grandes problemas económicos (el petróleo se vendía a menos de diez dólares y el dictador y sus secuaces habían raspado la olla)… además de no pocos problemas políticos (uno de ellos era que la revolución cubana había penetrado en nuestra juventud y el Ché contaba con ella para hacer de Venezuela otro Vietnam)…

Al igual que el resto de países latinoamericanos, salvo Cuba que se había convertido en colonia soviética, permanecíamos bajo el manto interventor del imperialismo estadounidense… y disfrutábamos del american way of life, con la ventaja de no tener casi inflación: nuestro bolívar permitía salir al exterior y comprar el doble de lo que necesitábamos, “ta barato, dame dos”.

Ahora dependemos de los hermanos chinos, convertidos en una potencia capitalista, que no tuvieron ningún problema en darnos, no digamos un préstamo, sino cuatro, por 36 millardos de dólares, y no por solidaridad revolucionaria, sino porque tal como lo vaticinó el camarada Lenin ya pasaron a la fase superior: el imperialismo… según dice Héctor Malavé Mata “entendiendo por tal la exportación de capital hacia países latinoamericanos para explotar sus recursos estratégicos con muy baja remuneración del trabajo”.

La revolución bolivariana surge con 35 años de atraso respecto a la cubana, que se inició 10 años después de la china, y ésta a 30 años de rusa…ninguna aprendió de la otra y todas fracasaron… aunque Corazón de mi patria nunca se enteró, ni falta que le hizo: nos enseñó que se puede luchar contra la intolerancia, la estupidez y el fanatismo si vienen por separado, pero si vienen juntos son invencibles… en cuando a Bigotón Pánfilo no ha querido enterarse de que el izquierdismo es la enfermedad infantil del comunismo (otra verdad de Lenin) ni aceptar que la revolución recibida en herencia esta contaminada, corrompida y vencida de nacimiento.