• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Vladimir Viloria

Rhum Orange Liqueur

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gastronomía sin vino, licores, ni aguardientes, no existe. Lubricantes del alma, ayudan a vivir  y contribuyen a disfrutar mejor del sabor de las comidas, caso del vino, y a bajarlas, rol de licores y aguardientes. Engranaje maravilloso capaz de consentir y alegrar paladar y aparato digestivo, comer apoyados en estos tres componentes salidos de bodegas y destilerías, nos devuelve el sentido, nos embriaga deliciosamente, nos tira un cable a tierra recordándonos, siempre, que no todo está perdido. Recita el viejo maestro Nicanor Parra: “Algunas toman por sed/otros por olvidar deudas/y yo por ver lagartijas/y sapos en las estrellas”.

El licor para los franceses, dice Manuel Vázquez Montalbán, es cualquier bebida de sobremesa, como un licor de brandy. Para los ingleses, es específicamente una bebida dulzona producida con una base de alcohol simple en el que se infusionan, se maceran o se vuelven a destilar agentes aromatizantes tales como raíces, cortezas, flores, frutos o semillas. Vital contribución de alquimistas y destiladores, a la larga, hacemos con los licores lo que queremos, antes o después de las comidas.

Rhum Orange, exitoso licor de naranja a base de ron lanzado en sus inicios por  Ron Santa Teresa en 1997, vuelve al mercado, y esto sí que es una buena noticia. Por varios años fuera de anaqueles y barras del país y el extranjero, su desbordante personalidad y su rica fineza, lo convirtieron, en su momento, en el licor de ron más interesante y fino del mundo.

Luego de resolver problemas con la botella, su nueva presentación, igualmente delicada y muy parecida a la anterior, pero algo más pequeña y hoy fundida en el país, la bicentenaria casa decide volver al ruedo con este licor único, original, irrepetible, y de una calidad indiscutible. Con todo y sus bien llevados 40 grados de alcohol, no podría ser mejor aperitivo o pousse caffe, puro, bien frío, con hielo picado, soda, o agua Perrier. Único en su clase, sin duda, es el mejor.

Rhum Orange vuelve a casa. ¡Salud!