• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tal vez tengan razón quienes señalan que la búsqueda afanosa de la atribución de sentido hermenéutico procura la sutura existencial posible de la herida abierta entre la vida y la muerte, la sociedad y la naturaleza o simplemente entre nosotros. Un intento quizás vano y evasivo del mundo para otros, de alcanzar la trascendencia siempre huidiza para quienes quieren saborear anticipadamente la tranquilizadora inmortalidad tratando de justificar así su temeroso y errático tránsito vital.

Alejándonos de esa sentidizadora trascendentalidad y de esta negación pesimista, creemos en la necesidad de luchar por sentidizar pulsionalmente de otra manera nuestras existencias mundanas para realizarnos en un radicalmente distinto modo de reproducir no depredadoramente la vida, potenciando las pulsiones eróticas o amorosas y neutralizando las tanáticas o de muerte que prevalecen hoy planetariamente, bastaría como ejemplo evidenciador de ello la crisis civilizatoria a que nos ha conducido el prevaleciente modo ecodepredador capitalista de “reproducir” la vida.

Siendo que estamos afortunadamente atados a interpretar para otorgar sentido y que éste tiene entre sus recursos el significado podemos convenir en que es urgente luchar por resignificar al mundo o la vida a fin de propiciar su necesaria transformación. Asimismo, es necesario tener claro que lo que posibilita la resignificación  es la recontextualización; es decir, que los nombres, palabras, significantes o textos se reinscriban o impliquen coherentemente en otros textos o discursos que los resignifiquen otorgándoles otro sentido.

Pareciera que el momento es propicio para ello por cuanto muchos significantes y textos que tenían referentes o anclajes culturales fuertes en la “realidad” (el pensamiento representacional) han quedado a la deriva o como significantes vacíos al ser corroídos ideológicamente por la crisis global capitalista quedando sin sentido alguno, esto es, ya no guardan ninguna correspondencia con lo que designaban en los  textos y discursos dominantes o hegemónicos en todos los ámbitos de la vida.

Por consiguiente, es una oportunidad para, renombrando el mundo desde nuevos textos o discursos, desmontar críticamente las realidades mistificadas e impulsar recreadoramente otras interpretaciones que impulsen los cambios auténticamente transformadores. Es definitivamente una hora verdaderamente libertaria porque renombrando o resignificando culturalmente el mundo es posible recrearlo activamente con sentido de justicia, equidad, igualdad, fraternidad, sin explotación y dominación.

Por todo lo dicho, nos parece destacable y animador que el Mppeu haya formulado recientemente unos lineamientos curriculares para la educación universitaria nacional, a los que contribuimos muchos docentes universitarios representando el espectro institucional nacional, que recogen como orientación paradigmática la recontextualización para la resignificación cultural trascendente en la formación, la investigación y la vinculación comunitaria. Que exige y propicia la necesidad de entenderse con los procesos y prácticas de significación curricular (producción, circulación y consumo de significaciones) como parte destacada de la lucha cultural por la hegemonía del sentido social emancipador individual, colectivo e institucional universitario. De este modo, creemos que se recupera y da continuidad al propósito de la lucha histórica por la renovación académica universitaria truncada policial y militarmente con el allanamiento de las universidades a fines de la década de los años sesenta.  

Faltaría ahora por lograr, en tanto propuesta para ser considerada en un amplio debate universitario, y en consonancia con un Estado Comunal y una República de Consejos, la universidad consejista como forma organizacional democrática de participación paritaria o de cogobierno y de contraloría a través de los consejos estudiantiles, de docentes y de los trabajadores coordinados a su vez con los consejos comunales que existan en la definida territorialidad de cada institución universitaria.