• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

César Tinoco

Rapaces

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para el período 2010 a 2015, la tasa de préstamos (corto, mediano y largo plazo) en las cajas de ahorro venezolanas se ubicó en un promedio de 13% anual, estando siempre por debajo de la inflación. El rendimiento de los haberes de los asociados, medido por la razón “resultado del ejercicio a patrimonio”, se ubicó en promedio en 4,52% anual.

Lo anterior significa que, para un asociado que solicita un préstamo en una caja de ahorro contra sus haberes, la tasa efectiva de préstamos es de 8,45% anual (13% - 4,52%).

Ahora bien, ceteris paribus, si un ciudadano, en lugar de asociarse a una caja de ahorro, coloca su dinero en el banco en una libreta de ahorro al 12% y le solicita un préstamo al banco también contra sus haberes en libreta de ahorro, pues quizá el banco le cobraría 20% de tasa de interés y la tasa efectiva del préstamo tendría un valor similar a la de la caja de ahorros: 8% anual (20% - 12%).

Desde la anterior perspectiva restringida, la caja de ahorro no presenta ventajas con relación al banco. Más aún, si un trabajador solo tiene la intención de ahorrar, el dinero depositado en el banco le rendirá casi 3 veces más que el aportado en la caja (12% vs 4,52%).

Lo anterior quiere decir que, si nos atenemos solo al concepto de préstamo con fianza de ahorro, da igual solicitarlo a la caja de ahorro o al banco. Y si nos atenemos solo al concepto de ahorro, es mejor hacerlo con el banco.

Ahora bien ciudadanos lectores, caja de ahorro o banco, con el 80% de la población venezolana en estado de pobreza (encuesta ENCOVI) y una inflación que monta a 575% para abril de 2016 (Cendas), ¿Vale la pena ahorrar?, ¿No es acaso la conducta más prudente consumir? Fíjense en algo, dada la tasa con la que está creciendo la inflación, si usted no consume hoy, quizá no pueda hacerlo mañana.

El país se nos cae a pedazos y diputados como Williams Dávila desperdician el voto que los ciudadanos le dimos el pasado diciembre de 2015, con una ley como la “Ley de Sistema Nacional de Cajas de Ahorro”. En las propias palabras del diputado Dávila: la propuso “para fortalecer el hábito del ahorro en las familias venezolanas”.

Dada la imposibilidad de ahorrar en las actuales circunstancias, cabe una conjetura acerca del “leit motiv” de tal propuesta: Williams Dávila arrancó su precampaña para gobernador y utiliza la propuesta para posicionarse.

Que bajo vuelan estos rapaces de votos

 

c.e.tinoco.g@gmail.com