• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Vladimir Viloria

Purple Angel

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando en Chile se habla de vinos ambiciosos s las mejores etiquetas de Viña Montes son sencillamente ineludibles. Fundada en 1987, la bodega hace posible emblemáticas etiquetas como Montes M Cabernet Sauvignon, el rico y amigable Syrah Folly, y el vibrante Purple Angel, Carménère de antología. 

Los vinos chilenos de Montes siguen en Venezuela y su colección completa está disponible en anaqueles de tiendas especializadas y grandes superficies.

Purple Angel, el soberbio Carménère jaspeado con un toque de Petit Verdot, ensamblaje de uvas cosechadas en Apalta y en el viñedo El Arcángel, en Marchigüe –excusa de esta nota– es sin duda uno de los mejores vinos elaborados con esta variedad y merece renglón aparte.

Colchagüino de pura cepa, se cría por 18 meses en roble nuevo francés y se trasega tres veces para eliminar sus lías, darle un golpe de oxígeno para así ayudarlo a evolucionar mejor. Embotellado sin filtrar para preservar la fuerza y belleza de su materia, Purple Angel se planta hermoso, de un limpio color purpúreo muy brillante, y derrocha una inusitada y deliciosa concentración  de fruta. 

Pleno de aromas, sabe mostrar arándanos, especias, tabaco y recuerdos a chocolate oscuro. Goloso en boca, sus taninos son sedosos pero firmes, envueltos en el celofán de una lograda acidez que le aporta frescor y contribuye a su delicada textura. Desde su primera cosecha en 2003, sus posteriores añadas evolucionan en botella hermosamente, haciendo gala de su extraordinaria calidad y potencial de guarda. Este ángel purpúreo de Montes, expresa como pocos vinos cuya baza es el Carménère, la fuerza y belleza de un vidueño que encontró en Chile su nuevo hábitat, peculiares climas y suelos para permitirle expresarse de manera única, fina, golosa y soberbiamente original.

Purple Angel de Viña Montes es una etiqueta excepcional e irrepetible, es todo un regalo al paladar. De lo mejor del Nuevo Mundo, encarna en sí mismo al vino que no debe dejarse pasar. ¡Salud!