• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Ramón Hernández

Primitivo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un contador público, angustiado, envió una carta al director de un matutino para su publicación. Calzada con su nombre y cédula de identidad, pondera en la misiva el liderazgo, la inteligencia y el carisma de quien habiendo sido reelegido para gobernar por cuarta vez se ha propuesto como objetivo único la implantación de las comunas, pero se extraña de que conociéndose el resultado catastrófico de la aplicación de este “socialismo primitivo” en Rusia, China, Corea del Norte, Cuba y Camboya insista el Coba criollo en implantarlo en la tierra de Bolívar y Miranda, cuando tiene exitosos ejemplos de socialismo moderno que no sólo respeta y defiende los derechos humanos sino que también promueve el progreso y el mejoramiento de la calidad de vida.

El lector le propone que evite los extremos y que se quede en el centro, para evitarle calamidades al pueblo y que no se repitan los horrores que cometieron Stalin, Mao y Pol Pot y que costaron millones de vidas. Estamos seguros de que el autor de la carta no será visitado por una comisión de funcionarios de alguno de los cuerpos de seguridad del Estado para interrogarlo sobre el contenido de la epístola. Tampoco será torturado y obligado a confesar que la escribió a cambio de un puñado de dólares. No.

Como el marxismo-leninismo-estalinismo-maoísmo que aquí se aplica es de oído, no de libros, igual que quien compone merengues sin haber ido a la escuela de música, porque le suena, no les extraña que su “socialismo” dependa de la renta petrolera y no del trabajo de la clase obrera, que en verdad sea la peor forma del capitalismo. Inspirados en las letras de las canciones de Alí Primera y de teleculebrones al estilo de Mamá Dolores y Albertico Limonta se han propuesto instaurar un proyecto de ingeniería social. Ya no se trata de producir más, sino de que cada uno sea “revolucionariamente correcto”, que vote, opine, se comporte, consuma, coma, se vista y se divierta de acuerdo con los patrones que asuma la comunidad, y que para evitar equivocaciones serán establecidos por la dirigencia revolucionaria, por el comité central.

La comunas tendrán como primer objetivo la defensa de la revolución en cada calle, en cada cuadra, en cada urbanización, y sus miembros señalarán con nombres y apellidos a los traidores, a los saboteadores, a los enemigos del pueblo, a los flojos, a los que critican el proceso y a los que mandan cartas a los periódicos para desacreditar los poderes creadores del pueblo y la ejecutoria del líder supremo. Los salvadores de la humanidad propondrán centros de reeducación o de castigo, que terminarán siendo campos de concentración o paredones de fusilamiento. Vendo historia universal convertida en polvo cósmico.