• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Mirla Alcibíades

Primera novelista venezolana

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El siglo XIX venezolano vio el surgimiento de mujeres que incursionaron en la literatura. Aunque no es familiar la noticia en el presente, para los coetáneos de estas poetas, dramaturgas, ensayistas, cuentistas y novelistas son nombres que alcanzaron estimación pública. La recuperación de todos esos materiales estéticos que fueron acogidos en las imprentas de esas décadas lejanas, resultará del curucuteo en periódicos, revistas, hojas sueltas, folletos y libros de entonces.

En lo que se refiere a la novelística, se tiene por cierto entre los (pocos) especialistas de nuestra literatura del XIX, que la primera obra de este género publicada por una venezolana, fue El medallón. Esta obra salió de los talleres de imprenta en 1885. Fue su autora Lina López de Arámburu, o Zulima, como prefería ser conocida en los predios literarios.

Zulima era natural de Caracas y alcanzó reconocimiento en vida, pues su pieza literaria fue comentada en la prensa de aquel tiempo. En ese sentido, se debe hacer mención a una de las reseñas sobre su producción: la publicada en La Opinión Nacional. Es preciso el momento para recordar que ese diario contaba con la participación de escritoras españolas, quienes cubrían la crónica mundana. En 1885 una de esas cronistas era Josefa Pujol de Collado.

Con el propósito de que elaborara un comentario, la dirección del diario que cito envió a esta colaboradora madrileña, los dos primeros libros de Zulima. Se trataba de dos impresos aparecidos el mismo año de 1885. Uno de ellos era la novela El medallón; el otro, el drama en tres actos María o El despotismo.

En relación con ambas propuestas estéticas, doña Josefa Pujol de Collado habló de haber saboreado "las muchas bellezas de forma y fondo que contienen". En el caso puntual de El Medallón, prodigaba elogios por cuanto apreciaba en sus páginas el ataque que hacía a uno de los vicios considerados propios del período: el afán inmoderado de riquezas, la sed de oro. En la pieza teatral concedía méritos a su capacidad para "conmover una de las misteriosas fibras del alma, la del amor patrio".

En épocas posteriores (sin duda, bajo influencia de ese y otros comentarios de prensa), se otorgó a la caraqueña la primacía en el cultivo del género novelístico entre nuestras escritoras. Es así como se concede sin vacilación a Zulima el mérito de ser la primera novelista venezolana. Sin embargo, hay indicios que ponen en duda esa preeminencia. Pues, hay registro impreso de que el mérito tendría que cederlo a otra autora. Hablo en este caso de una intelectual nacida en el sur del país.

Ciertamente, un periódico procedente de Ciudad Bolívar había ofrecido una nota en 1883, donde consignaba que una dama de Guayana tenía en su haber dos novelas. Siendo así, se desplaza a Zulima en la cronología de nuestras fundadoras del género novelístico para incorporar un nuevo nombre.

De manera que tenemos una venezolana que publicó dos años antes que Zulima. Se trató de la señora Elisa González de Alegría, quien dio a conocer en Ciudad Bolívar la novela titulada Alicia o La amiga de los pobres. Aportaba más datos la nota de prensa al indicar que, en la imprenta de la misma ciudad, aguardaba otra novela de la autora. En esta oportunidad se trataba de El Ángel del hogar o La condesa de Souring. Infelizmente, no se han conservado en nuestros repositorios bibliográficos más prestigiados ninguna de las dos obras que menciono.

Ya que toco este asunto tan fundamental para la historia de la escritura femenina venezolana, sirvan estas columnas para invitar a quien tenga ejemplares de esas dos obras de ficción guayanesas, obsequiarlas a la Biblioteca Nacional.

alcibiadesmirla@hotmail.com