• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pedro Llorens

Preso en una jaula de oro

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los gobiernos anteriores a este gobierno de M terminaron por agotarse, envilecerse y finalmente explosionaron enfermos de caudillismo y corrupción… Y lo que había sido el final (lo creímos el colmo, el acabose, el desastre, la ruina) de un largo proceso democrático, se convirtió en punto de partida de tres lustros de lastimoso, lamentable, atroz, deplorable, triste, desolador saqueo de la hacienda pública, para colmo con viento a su favor (se ganó el premio gordo de la lotería: el precio del petróleo pasó de un dígito a tres dígitos).  

El nuevo gobierno, de entrada, condenó la honradez y premió la fechoría, promovió la     ignorancia y repudió el conocimiento, compró lealtades en lugar de tratar de ganarlas, envileció el servicio público y elaboró listas negras con cientos de miles de nombres vetados (además de los 20.000 despedidos en Pdvsa de un solo lepe), saqueó el tesoro público y decretó el despilfarro y sacrificó la justicia a cambio de un supuesto derecho (¿cuál?) de tener patria.    

En lugar de ponerse al lado de la ley, el maníaco depresivo que tracaleaba a la abuela con la venta de arañitas, enmendaba la boleta escolar, escupía la pelota de beisbol cuando pichaba, rapiñaba en la cantina de la Escuela Militar, adulteraba la historia patria como predicador evangelista, participaba en meadas colectivas en el samán de Güere ( antecedentes ideológicos del fracasado golpe de derecha de 1992, de buena acogida en ambos extremos del espectro político), hizo que la ley fuese una subordinada más de su gobierno.

Luego de jurar sobre la Constitución “moribunda” permitió aprobar una nueva, demasiado buena para ser chavista (todavía contaba con el apoyo de gente pensante), con el propósito de mostrarla por fuera y violarla por dentro… (tan reducida, depreciada, mordida la dejó, que sus herederos y principales infractores, Bigotón Pánfilo y Vinagrillo Cabello, tienen que agarrarla con dos dedos, el índice y el pulgar, para mostrarla.

El país tiene más de 15 años sin plan, proyecto, programa (los que se habían hecho en su mayoría fueron descartados y los que se presupuestaron no llegaron a cumplirse porque la plata se utilizó para otros fines, otros destinos, otros compromisos dentro y fuera del país)… y de todo lo dicho, anunciado, prometido, sólo quedó en firme un propósito: “¡Aquí llegamos para quedarnos!”, fue la orden que dio el padre de Bigotón, hermano de Vinagrillo, alumno del albanés Giordani Bruto, mucho antes de que se convirtiera en pajarillo y lo dejaran preso en una jaula de oro.