• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Valentín Arenas Amigó

El Plan de la Patria

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Plan de la Patria  es otra propaganda más del régimen como tantas otras que después se quedan en propaganda. Lo que necesitamos un Plan por la Patria que beneficie  a todos los venezolanos por igual. Vamos a referirnos ahora al contenido de este plan.

Un plan verdadero de la patria tiene que empezar por sustituir el odio social que se ha sembrado durante estos años por la solidaridad entre hermanos para construir todos juntos un nuevo país; se necesita que respete la Constitución como norma básica, lo que exige la autonomía de los poderes del Estado, el Poder Electoral incluido; garantizarle la vida al venezolano y no la muerte como sucede ahora; comprometerse a cambiar este modelo económico para mejorar la producción, el empleo y el alto nivel de inflación; respetar la libertad de expresión así como también la educación libre reconociendo a los padres de familia el derecho que tienen a decidir la educación  que quieren para sus hijos: todos estos temas buscan fortalecer una sociedad democrática, que es la forma de gobierno donde la soberanía es ejercida por todo el pueblo y no por un solo ciudadano, como sucede desde hace quince años en Venezuela, donde se le hizo mucha propaganda a lo que sería una democracia participativa pero lo que se impuso fue una autocracia totalitaria. Se copió el modelo cubano que resultó miseria y esclavitud. Desde el humanismo fue un fracaso total.

El diálogo convocado por Maduro abre la puerta para colaborar en este Plan por la Patria a través del entendimiento entre las dos partes en que está dividido hoy el país, pero debe estar motivado por el amor a Venezuela, y como instrumento de trabajo el diálogo. La convocatoria a conversar hecha por Maduro debe ser sincera en la búsqueda del bien común y no para fortalecer su actual debilidad en el ejercicio del cargo, que es consecuencia de la falta de legitimidad que aun subsiste después de los viajes al exterior, después de las elecciones municipales y el diálogo con los alcaldes, pues el pueblo soberano es el único que puede legitimar con la mayoría de los electores. Nadie más que él. No obstante, si Maduro, a través de un diálogo sincero, no solo con los alcaldes sino con todos los sectores de la sociedad civil, envía al país el mensaje de que su motivación para el cambio consiste en trabajar juntos para lograr el bien común de todos   los venezolanos por igual, en un gesto y una conducta verdaderamente bolivariana, entonces quedará confirmada la sinceridad del diálogo y a través de él Venezuela cambiará la ruta del desastre hacia el desarrollo, económico y social, en beneficio de todos los venezolanos. Si la meta se cumple a través del entendimiento y el bienestar colectivo, Maduro conquistará con esta política la legitimidad que no obtuvo  el 14 de abril porque habría actuado  como el conductor hacia el bien común de todos los venezolanos por igual.

El Plan por la Patria, para reconstruirla entre todos, depende tanto del sector oficial como del sector opositor, y solo será una realidad si ambas partes  trabajan por Venezuela unidos como hermanos. Después de colocar en el paredón al odio social que destruye el bien común; aquí, como ha ocurrido en muchos países, hay que dialogar para entenderse. Esta es la clave para construir  un futuro mejor.

alenri@gmail.com