• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Guillermo Vargas

Placeres y beneficios de tomar vino

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tomar vino es un disfrute, una experiencia sensorial, un placer y una deliciosa afición. Cuando tomamos vino no lo hacemos como una bebida alcohólica sino como un acompañante de los alimentos y, al acostumbrarnos a comer con él, es difícil regresar a otras bebidas al momento de la comida.

 

El vino fusionado con los alimentos representa la alianza perfecta desde el punto de vista de salud y placer. Cuando lo tomamos se estimula la secreción de jugos gástricos que intervienen y nos ayudan en el proceso digestivo. Por eso es deseable acompañarlo siempre con alimentos. Un ejemplo ideal es la placentera sensación que produce la armonía de un pescado o frutos de mar con un vino blanco joven, o el ensamble perfecto de la grasa láctea de los quesos y el gusto de las carnes rojas con los compuestos fenólicos de los vinos tintos. No obstante, es importante señalar que los maridajes entre vinos y alimentos los escoge en comensal a su gusto.

 

El vino une a la gente, es la ideal bebida social para compartir en pareja, en familia y entre amigos; es muy grato consumirlo y disfrutarlo, apreciando y comentando su calidad, expresando sus virtudes y defectos.

 

Los vinos tienen componentes que provienen del mosto, piel y semilla de la uva que son excelentes para nuestra salud. Numerosas investigaciones revelan que estas sustancias, entre ellos polifenoles como el resveratrol, pueden tener efecto antioxidante sobre la lipoproteína de baja densidad, además de acción antiateromatosa, antiagregante plaquetario, antiinflamatoria y vasodilatadora. Se ha evidenciado que el consumo moderado de vino produce disminución de los niveles de colesterol en la sangre, de la incidencia de arterioesclerosis y otras alteraciones cardiovasculares.

 

No es fácil recomendar la mejor dosis de vino para beneficiarse de sus nobles efectos pero podríamos tomar como referencia a los países más consumidores de vino del mundo, como Francia, donde se consumen alrededor de 50 litros por año por habitante y Portugal e Italia, donde se consumen alrededor de 40 litros por año por habitante. En trabajos científicos recientes se ha reportado que el consumo diario de una a tres copas de vino, blanco, rosado o tinto, pueden ser muy saludables. No obstante, su consumo, al igual que el de otras bebidas que contengan alcohol, debe ser moderado, lo cual siempre será mucho más sano.

guillermo.vargasg@gmail.com