• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Valentina Quintero

El Parque de la Flora Exótica Tropical está en su apogeo

autro image
El empeño de su creador fue que admiremos estos contrastes

El empeño de su creador fue que admiremos estos contrastes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Del asombro al estupor. He ido decenas de veces al Parque de la Exótica Flora Tropical. Volví la primera semana de agosto para llevar a mi mamá. Confieso que jamás lo había visto tan rozagante, exuberante, apoteósico. Es insólito ver un bosque de micrófonos en todas sus versiones. La primera fila en amarillo, a la próxima se le notan los naranjas, en otra hay algún tono rojizo. El bastón del emperador puede servirle también a la emperatriz, porque sus rosados luminosos encandilan y fascinan. El contraste tan notorio entre los verdes de las palmas con unas hojas fucsia al fondo. Las bailarinas enloquecidas, con aquel montón de raíces afuera que crecen desatadas haciendo pasos complicados y acrobacias de circo. Palmas que tienen espinas y otras cuyo tallo está cubierto de pelos. Los crotos se adueñan de toda la gama de amarillos, verdes, rojos y naranjas. Las orquídeas caen en cascada desde los árboles. Los papiros se confunden con los bambúes. Nadie diría que hay sequía en el país. En este parque la lozanía es la norma. Todas las mañanas sale un batallón de jardineros con escardillas, tijeras y mangueras para que el parque siempre esté en su apogeo. Al terminar con las 10 hectáreas y media de extensión, vuelven a empezar desde el principio. Aquí saben que solo un mantenimiento riguroso garantiza la hermosura impecable de tantas matas. La flora lo agradece y responde con su exhuberancia diaria. Confieso que cada recorrido  es una travesía constante del asombro al estupor. Me detengo en cada cuadro. Esa fue la intención de Jean Philippe Tose, su creador, un arquitecto paisajista botánico de origen francés. Diseñó cuadros, contrastes, emociones que varían según la hora y la época del año. Es una película de flores y árboles, pero en vivo. La ves mientras caminas, te montas en un carrito eléctrico, una carreta tirada por caballos o en las tirolinas del arborismo.

 

Más que un parque. No se conformó Esteban von Fedak –su dueño, creador y motor– con el Parque. Cuando lo diseñaban descubrieron las ruinas de una vieja Misión y la construyeron de nuevo. Es la Misión de Nuestra Señora del Carmen. Aquí queda el restaurante El Monje, con un cocinero que viaja todos los años a Alemania para aprender novedades de un chef que ostenta 3 estrellas Michelin desde hace más de 10 años. Una vez vino a Venezuela y ofreció una cena. Quedó prendado del bosque. Arrobado con los verdes. Extasiado con el clima.

Como la visita quería dormir bajo los árboles, Esteban los complació. Hizo el Hotel Nueva Misión, con arquitectura de misión. Dos pisos, un patio en el medio donde los árboles y flores crecen felices para que los huéspedes se sientan de una vez en el Parque. En las habitaciones se oyen los araguatos. Un puente rodeado de verdes comunica el hotel con la Misión y el Parque. La piscina es atómica. Le cae una cascada entre muchas plantas. Junto a ella queda Sakkara Spa. ¡Qué emoción! Un área preciosa con una bañera de paticas, unos jacuzzis, sauna y hacia el otro extremo las cabinas para terapias y masajes. Hay una peluquería para evitar que salgamos lozanas pero desgreñadas. De aquí directo a una elegante cena en El Monje.

En las nochecitas es una ricura jugar golfito, el estreno del Parque. Son 9 hoyos divinamente bien diseñados, bajo árboles centenarios, con estupenda iluminación. Si continúan por un senderito llegan a la pista de paintball, el delirio de los más jóvenes.

 

Datos vitales

 

Parque de la Exótica Flora Tropical

Misión Nuestra Señora del Carmen

Hotel Nueva Misión

Vía La Marroquina, sector San José, San Felipe, estado Yaracuy

Teléfono: (0254) 600 0000

Web: www.hamspa.com.ve