• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Oscar Lucien

Oswaldo Capriles. In memóriam

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1. Oswaldo Capriles es uno de los intelectuales venezolanos que ha hecho aportes significativos a los estudios de comunicación en nuestro país y en América Latina. Resalto el calificativo intelectual para consignar esta breve nota en memoria de Oswaldo Capriles, recientemente fallecido, porque lo considero el vocablo que supera con creces referencias derivadas de un título académico, de un ejercicio profesional. ¿Aporta información relevante decir que fue abogado, con estudios de especialización fuera de Venezuela, director del Instituto de Investigaciones de la Comunicación de la Universidad Central, Ininco, autor de libros y de numerosos ensayos y ponencias?

Por intelectual quiero destacar la labor creadora de un “autor”, de alguien que piensa con cabeza propia y produce conocimientos. Así recuerdo a Oswaldo Capriles durante los años que pertenecí al Ininco y era él director y líder indiscutible de los jóvenes que nos iniciábamos en el camino de la investigación. Culto, polémico, “porfiado” para transmitir un criterio, amante de la buena mesa, de fino humor y una distinción sin par, mucho fue lo que aprendimos de Capriles en jornadas diarias que solían extenderse hasta el anochecer. No está fuera de tono e interés evocar tantos episodios y vivencias de esos años tan gratificantes y enriquecedores en lo personal e intelectual con la coincidencia de la pronta conmemoración de los 40 años del proyecto Ratelve, en cuya elaboración tuvo muy especial participación. Hoy considero más que pertinente reseñar lo que, en su criterio, son las enseñanzas de ese ambicioso proyecto; su justa comprensión y valoración adquiere absoluta vigencia en la Venezuela actual para actuar a tono en materia comunicacional, tal y como está pautado en la Constitución.

2. “Venezuela y las enseñanzas del Proyecto Ratelve” es el título de un extenso ensayo de Oswaldo Capriles compilado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Clacso, en el volumen Comunicación y democracia en América Latina. Entre las numerosas consideraciones y profusamente argumentados criterios gloso algunas de ideas centrales en palabras del propio autor.

La primera es de orden metodológico. En relación con el tan vigente tema en los setenta y ochenta de las políticas nacionales de comunicación, insiste Oswaldo Capriles en “la exigencia de una definición formal y estricta de política que permita superar la calificación de tal a cualquier esfuerzo o acción gubernamental, y que obvie el facilismo de considerar los conjuntos de medidas o acciones –es decir, las políticas implícitas– como equivalentes a procesos de planificación más rigurosos”. Su aporte: la propuesta de una definición.

En segundo lugar, más directamente en relación con la importancia teórica, valor práctico y consecuencias de Ratelve, suerte de libro blanco para las comunicaciones en Venezuela, destaca Capriles aspectos específicos desde el punto de vista de la relación comunicación-democracia: 1) la definición de un “modelo ideal” de radiodifusión, deducido de principios generales de comunicación y de política cultural en su sentido prospectivo; 2) la diferencia entre el deber ser de una radiodifusión cultural y la fea realidad de la industria cultural publicitaria; 3) el establecimiento de principios fundamentales, como el criterio de servicio público, y un sistema mixto auténtico como criterio de propiedad sobre los medios; 4) la elección del criterio de la complementariedad como alternativa de uso planificado (por oposición a la competitividad comercial del servicio privado; 5) la creación de una entidad político-administrativa responsable de los servicios estatales, con carácter de instituto autónomo o empresa del Estado; 6) la armonización de los sectores públicos y privados; 7) el aseguramiento de la cobertura nacional y la diversificación regional, con servicios especiales hacia las zonas fronterizas y radiodifusión internacional.

Finalmente, resulta de mucho interés repasar las consideraciones de lo que llamó Capriles, el “caso Ratelve”, la confrontación que se inicia apenas se entrega el proyecto en mayo de 1975 con los distintos intereses que se oponen particularmente al artículo 4 de La Ley del Conac, “lazo de articulación y de posibilidad de insertar la radio-TV y por tanto la política sectorial propuesta en Ratelve al Plan Nacional de la Cultura”.

A la luz del tenor de esas discusiones, de la incomprensión y feroz oposición a este modelo de intervención pública podríamos concluir hoy: de aquellos polvos estos lodos.