• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Ildemaro Torres

En Octubre

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"¡Descubiertos!" Se afirma que fue el día 12, fecha de la cual tanto se ha dicho y escrito en Venezuela con humor y en serio. Veamos algo de ello.

De Colón y sus viajes como en otras historias, hay un antes, durante, y un después. Aquiles Nazoa nos contó Los Martirios de Colón y dijo que "al levantarse el telón /sale Castilla la Vieja, / con su bocina en la oreja, / su rosario y su bastón.

"De esa obra hubo asimismo un notable montaje, con música de Federico Ruiz y un grupo de voces privilegiadas. Ya habíamos leído este diálogo en El Transeúnte Sonreído (1945) también de Nazoa. Colón le pide a la Reina: "Tú que eres tan comprensiva,/ consígueme algún dinero,/ pues ir a América quiero/ y me encuentro en carne viva.

"Ella le responde: "Yo no tengo ni un doblón;/ pero a fin de que realices /ese viaje que me dices, /¡toma mis joyas, Colón!". Y Colón: "Con este rico joyal / me basta para el pasaje... / Pero, dime: el hospedaje / ¿con qué lo pago, Isabel?"... En 1964, en un Pan y Circo referido al navegante, Lancero reveló haberse enterado de que no fue éste quien descubrió el Continente, "sino un tal Alonso Sánchez, / pescador de profesión / que al venderle unos lebranches / le pasó el dato a Colón". Alonso recaló primero y le relató todo. Nazoa concluye: "Así se escribe la historia: / Colón, tan serio y tan bueno, / y estaba ganando gloria / con escapulario ajeno.

"Hubo objeciones internacionales y en particular latinoamericanas, rechazando que a lo sucedido con la llegada española se le llamara Descubrimiento, en vez de "Encuentro de Culturas o Civilizaciones"... Desde Miraflores fue proclamada una "Resistencia Aborigen", traducida en el derribamiento vandálico de la estatua de Colón, y junto con ello las .calles citadinas llenas de mujeres aborígenes de evidente existencia miserable, traídas de sus comunidades, con un niño en el cuadril y otro a pie, pidiendo limosnas entre los carros, con un cartón de leche vacío usado para recoger esas dádivas. Carlos Gottberg en su ensayo de 1985 "Poesía y Humor en el Siglo Anterior", celebra que en Venezuela se juntaran "la jarana negra y la cháchara andaluza", pues "desde entonces es el venezolano 'toero' de oficios y torero de vicisitudes con la muleta de la risa".

Place mencionar al gran artista y fundador de la revista Caricaturas en 1926, Alejandro Alfonzo Larrain-Alfa; aclamado en el II Salón de Humoristas Venezolanos de 1931 con su fino y bello dibujo en el cual, teniendo por fondo en la playa varios navegantes con vistosos emblemas, están en primer plano y coqueteo dos lindas indígenas esbeltas, y hay un cruce de miradas entre uno de los viajeros y una de ellas, la cual le comenta con picardía a su amiga: ¡Chica, una "conquista!"... En 1985 El Nacional dedicó su Edición Aniversaria al humorismo venezolano de los siglos XIX y XX, tratando de cubrir el mayor número posible de los componentes de nuestra vida diaria.

Fue titulada "Tierra de Gracia" y Venezuela lo es, pues la gente de esta tierra en medio de su desnudez ya se reía, con risa propia, de la indumentaria abundante en telas y ornamentos que vestían el Almirante y sus acompañantes a pleno sol y en una playa desierta de Paria, mientras clavaban en la arena uno de sus numerosos estandartes, pretendiendo con ese gesto inaugurarnos el mundo.

En la presentación de la publicación Alberto Quirós Corradi señaló que el objetivo era "rescatar del presente el mucho humor latente que nos queda", y recordó que nos reímos de las duras realidades "con la remota esperanza de adelantar un poco lo mejor del futuro". Invalorable estímulo para seguir enfrentados a la barbarie y en la lucha por una recuperación plena de nuestra dignidad como personas y país.