• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Ovidio Pérez Morales

Nuevo horizonte legislativo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Amplia y exigente tarea le espera a la próxima Asamblea Nacional como efecto de la decisión popular del 6-D.

Como contribución al trabajo parlamentario y sin mayores pretensiones de originalidad presento a continuación sugerencias, cuya concreción legal y contralora estimo muy importantes para la mejor marcha del país.

Priorizar la atención a los sectores sociales más necesitados, estimulado su participación corresponsable y su contribución ciudadana, organizadas y efectivas, sin encadenamientos político-partidistas e indebidas sujeciones gubernamentales.

Promover el emprendimiento privado con responsabilidad social en lo económico, particularmente en lo productivo. En esta perspectiva, favorecer el cooperativismo y variadas formas de propiedad y gestión, así como la autonomía del movimiento de los trabajadores.

Consolidar una genuina libertad en el campo de la comunicación e información sin dependencia indebida del Estado y actuar los Medios de Comunicación Social oficiales como real servicio público de alta calidad, en apertura pluralista y manejados con efectiva participación de instituciones de la sociedad civil.

Priorizar la educación en marco democrático pluralista, con alta calidad pedagógica, esmerada atención a los educadores y el personal de apoyo, así como instalaciones e instrumental adecuados. En este mismo sentido apoyar equitativamente, también en lo financiero, a la educación no oficial, entendida ésta también como educación nacional. Reintegrar, además, con miras a un humanismo integral, la formación ético-religiosa dentro del currículo escolar, aprovechando experiencias como la del Programa de Educación Religiosa Escolar, en sintonía realista y factible con el pluralismo religioso existente en el país.

Aplicar el principio de subsidiaridad mediante una racional, progresiva y eficaz descentralización, que incremente la corresponsabilidad y la participación ciudadanas en los varios niveles y ámbitos de la comunidad nacional.

Priorizar la seguridad ciudadana, formando cuidadosa e integralmente al personal encargado, mejorando y articulando organismos y servicios, favoreciendo el apoyo de la sociedad civil y despartidizando la actuación de los cuerpos armados.

Asegurar la vigencia de los Derechos Humanos mediante un Poder Judicial realmente autónomo y un efectivo apoyo a las ONG que colaboran en este campo.

Propiciar una ecología integral, que fomente la educación de todos en dicho ámbito, el delicado cuido del ambiente, un coherente urbanismo y políticas de largo aliento en este campo.

Diseñar una nueva política petrolera y minera en perspectiva ecológica, que promueva la diversificación de la producción (“siembra del petróleo”), la participación en la economía y reformule el gigantismo estatal.

Propiciar la configuración y ejercicio de un Estado más participativo, con el protagonismo, en los varios niveles y formas de gestión, de sectores, instituciones y organizaciones realmente representativas de la vida nacional.

El anhelado cambio nacional, que se expresó en la jornada electoral del 6D, ha de ambicionar ir bien lejos, en correspondencia a los grandes anhelos y necesidades de los venezolanos y lo que postula una genuina convivencia (comunión) humana, en los órdenes del tener (justicia, solidaridad), del poder (participación, democracia) y del ser (calidad de vida ética, espiritual).

El 6-D postuló un nuevo horizonte legislativo, que apunte hacia una auténtica renovación nacional. Ésta exige y promueve unión de fuerzas, compartir fraterno, encuentro venezolano. Todo lo que se haga en esta dirección será poco, respecto de las dificultades por superar y el camino por recorrer. Mucho tiempo se ha perdido, lamentablemente, en dañinas confrontaciones, exclusiones y odios, como para no cejar en la indispensable y fundamental tarea de la unidad.