• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Graciela Melgarejo

Nuevo diccionario

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si los miembros de la RAE y las Academias hermanas creyeron que con la aparición pública de la 23 edición del Diccionario de la lengua española iba a haber una fiesta de las palabras y todos contentos, se equivocaron un tanto. Bastó que la bonita edición cobrara vida ante los ojos del mundo entero, para que voces críticas levantaran el tono.

Muchos hispanohablantes habrán de lamentar la ausencia de alguna palabra (por ejemplo, aquellas a las que le dieron “de baja” por desusadas) y, también, la inclusión de otras (porque son españolismos y no los quieren aceptar, o porque son vulgares o son extranjerismos, etc.).

Sin embargo, esta discusión es lo que mejor caracteriza a nuestro amado idioma. “¡Estamos vivos!”, habría que gritar, alborozados. Vivos y discutidores, porque si algo hemos heredado de la madre patria es esa cualidad de discutidores, hasta intolerantes para con el parecer del otro.

Un diccionario lexicográfico es eso, un diccionario lexicográfico. Ni de dudas, ni ideológico, ni razonado ni parlante, aunque lo mejor sería tener un diccionario parlante. Una especie de aleph borgiano de la lengua, que nos respondiera, con una amable voz electrónica, todas las dudas que tenemos y que estuviera a nuestro servicio en todo momento. Un robot, lo cual no está tan lejano. ¿Lo aceptaríamos los hablantes del español, llenos de bravura y desconfianza ibérica y latinoamericana?

El español es único por su historia. Muchos hispanohablantes reniegan de la academia y desearían que nuestro idioma fuera como el inglés, es decir, sin reglas impuestas por una institución autorizada por decreto. Pero entonces no estaríamos frente a este fenómeno polifónico que es el español, y más todavía el actual español. Si ni siquiera hemos podido ponernos de acuerdo aún en llamarlo “español” o “castellano”.

Todo pasa, y pasa muy rápido. También, el cumpleaños número 300 de la Real Academia Española.