• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Guillermo Santos

Niños y tabletas

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Está de moda que los niños tengan tabletas y celulares inteligentes desde pequeños y que sus padres exalten su habilidad para manejarlos con orgullo, ya que viven pegados a ellos durante muchas horas todos los días.

Sin embargo, los miembros de la Asociación de Profesores y Conferencistas del Reino Unido están lanzando una advertencia para tener en cuenta. Según estos, el continuo uso que de tales aparatos hacen los niños pequeños conduce a que no desarrollen la motricidad fina, que se requiere para jugar con bloques y construir algo.

Según un reporte en The Telegraph, del Reino Unido, los infantes de 3 y 4 años tienen toda la movilidad en los dedos para manejar los controles de una tableta, pero se les disminuye la habilidad en las manos después de jugar con ella por horas. Y les empieza a costar trabajo interactuar y socializar con otros de su edad. Como se dice, “no hay dicha completa”, siendo una tener gran habilidad digital, lo que les va a facilitar su desempeño en un mundo de convergencia, pero que a la vez les puede dificultar el manejo de las cosas ordinarias y las relaciones normales de la vida.

Sería muy conveniente que los padres les bajaran el uso de tabletas a sus hijos pequeños. Se les debe permitir que las empleen racionalmente, sin que se les convierta en algo a lo que deben estar pegados a toda hora, todos los días.

El mundo interactivo y comunicado en que vivimos trae muchos beneficios, pero también causa inconvenientes, sobre todo en la forma en que nos comportamos. No se puede perder la socialización con otras personas por estar frente a la pantalla de un teléfono móvil inteligente o una tableta, como tampoco entrar en el mundo invisible en el que ingresan muchas personas que, cuando hablan por celular, gritan y dicen groserías, como si no existieran otros a su alrededor. Este es un asunto que hasta ahora se está descubriendo. Pero si el río suena es porque arrastra piedras, como dice el vallenato Río crecido.

* * * *

Adiós, Gabo. Un colombiano que nos hizo y nos hará sentir orgullosos siempre a todos los que nacimos en este país. Me acuerdo con cariño de una frase que me dijo, abrazándome en una fiesta en su casa en Cartagena: “Me gustaría ser Guillermo porque él se puede ir cuando quiera y no le toca quedarse”. Que descanse en paz, Gabito.