• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Pedro Llorens

Nido de fascistas

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desocupado lector, si desde tiempos del Quijote (probablemente antes) es considerado de vagos, ociosos o vacantes el simple hecho de leer obras impresas, de anticuado, rezagado o rutinario debe resultar el hábito de leer la prensa escrita durante el desayuno… pudiendo enterarnos de lo que ocurre en el mundo a través del on line, tal como se hace con los estados de cuenta por ejemplo.

A riesgo de resultar necio, que lo soy, insistiré en escribir para la prensa (aunque mis colaboraciones aparezcan  en el on line) porque por algo el gobierno, después de haber expropiado, cerrado, mediatizado, a decenas de diarios en todo el país, insiste en impedir la importación de papel para los poquísimos periódicos (El Nacional y dos o tres más) que  todavía desafían la dictadura mediática.          

Y no es verdad que el gobierno sea de izquierdas y la oposición de derechas, reflejo  invertido de una imagen real, sino exactamente al revés, el gobierno es de derechas, fascista para colmo y en la oposición están progresistas de distintas procedencias, incluyendo una mayoría de los militantes de los partidos tradicionales, entre ellos los de izquierda.

Ya sabíamos que el comandante supremo, una vez liberado por Caldera, viajó a Buenos Aires para visitar a los caras pintadas fascistas de Aldo Rico y luego a Madrid para entrevistarse con Marcos Pérez Jiménez, defendía a los peronistas y contrataba la asesoría del fascista Norberto Ceresole… Lo que no sabíamos es que, después del fidelazo (golpe de timón, al menos verbal, provocado por el lider cubano: no hablar de gobiernos fracasados ni de ideologías en desuso y utilizar el socialismo, el hombre nuevo, para asegurar su futuro), nuestro fascio militar del 4 de febrero de 1992 siguió en su empeño, al menos solapadamente.

En su casi póstumo libro Alzado contra todo, memorias y desmemorias, Domingo Alberto Rangel, define a Hugo Chávez, (a quien trató por años) como “carente de principios, pragmático, sin ideología, dispuesto a hacer hoy lo que ayer maldecía” y narra como uno de sus acompañantes habituales, el coronel Luis Alfonso Dávila reveló a la doctora Leticia Barrios, que su libro de cabecera era el Mein Kampf de Hitler, al que calificó de “la Biblia de hoy” lo cual fue denunciado como muy grave por ella en el Comité Nacional del M-BR-2000… y como el comandante restara importancia al asunto la doctora abandonó la reunión y también el partido “por ser un nido de fascistas”.    

En ese nido probablemente se encontraba Diosdado Cabello… Maduro venía de la izquierda cuando la serpiente se mordió la cola.       

pllorens@el-nacional.com