• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Freddy Carquez

Nicolás, ¿dónde están los dólares?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En nuestra vida diaria. En el mercado, en  las tiendas, en la consulta médica, en la farmacia, en el taller o en el restaurant, en la juguetería, de vacaciones en Margarita o en Mérida. La presencia o ausencia de los bienes de consumo, la posibilidad de adquirir comida, ropa, medicamentos, libros, juguetes, pasajes, se encuentra ampliamente limitada, fenómeno creciente, profundamente resistente al discurso y a las ofertas gubernamentales.  

Miles de millardos de dólares han pasado por las manos del Ejecutivo, un verdadero torrente de dinero, tan abundante que ha resultado inocultable su presencia, pero cuyo destino, fines y propósitos se han convertido en un enigma, resultando aún más difícil para ti Nicolás, explicarnos tu cuota parte de responsabilidad en la utilización de esa catarata de petrodólares, administración de la cual eres corresponsable dada tu prolongada participación en la   conducción de las políticas públicas.

En tu mensaje y acusación sobre la “guerra económica”, respuesta elaborada por los asesores externos, la única dada hasta el presente sobre el problema de la escasez de alimentos y de dólares, tanto tú como tu  gabinete, pretenden esconder lo que ha ocurrido, intentan meternos gato por liebre, encubren tanto la responsabilidad del Comandante Chávez en el despilfarro del patrimonio económico estatal, como la tuya, lanzándole a la oposición y a la población el señalamiento de ser partícipe del derroche y del saqueo de la renta petrolera.    

Nicolás, los dólares se han ido y continúan marchándose a través de la economía de puertos, porque es mentira tu afirmación reciente sobre la naturaleza de las adquisiciones de alimentos y bienes en el exterior, esas compras no constituyen una medida progresista y generosa de tu parte, se han convertido en una dramática necesidad creada por los garrafales errores que el Gobierno Chavista antes y ahora Madurista, ha  cometido en sus relaciones con las fuerzas productivas nacionales (empresarios, profesionales y técnicos y trabajadores), porque era y sigue siendo indispensable  incorporarlas a la planificación y dirección económica, tu gobierno ha comprometido la producción nacional de alimentos, creando un problema de Seguridad Nacional.

La adecuada y efectiva utilización de la renta petrolera demanda también Nicolás, que cese al más alto nivel del aparato del Estado, su utilización en los proyectos económicos, políticos y militares externos. Es también muy evidente que una buena cantidad de decenas millardos se han fugado hacia los países integrantes del ALBA, destinados a inversiones, negocios y  aventuras desconocidas, de las cuales tu Gobierno debe dar cuenta. ¿Cuánto costó la crisis con Zelaya en Honduras, en la cual  estuviste personalmente envuelto?, ¿cuántos millones de dólares se trasladaron en  las valijas de Antonini Wilson?

Salvo situaciones catastróficas ocasionadas por razones naturales como las sucedidas en Haití , convertirse en el soporte de economías quebradas como la cubana, no sólo constituye un abuso para con nuestra sociedad, al utilizarse recursos que ella necesita, sino que se convierte en una agresión a la población en crisis, al alimentarse un proyecto político completamente agotado, el cual solo necesita reencontrarse con la realidad,  ajustando sus políticas de estado sin parasitar a otros y oprimir a los suyos, allí se encuentran otras decenas  de millardos de dólares más,  que han debido dedicarse a la recuperación de la industria manufacturera y agroindustrial venezolana.

Otra manera de recuperar los reales es acabar con la impunidad en la administración pública, particularmente en los Ministerios y Gobernaciones, en las cuales  la sobrefacturación, las cooperativas  fantasmas y las empresas de maletín se convirtieron en los instrumentos de asalto al presupuesto. A todos los niveles los funcionarios ingresan “más limpios que talón de lavandera” y se van buchones e ilesos, a disfrutar los cobres en los “paraísos del imperio”, ustedes prometieron control social sobre la gestión estatal,  ¿dónde está, cuándo lo harán?  Dónde se encuentran los tenientes de “oro” Andrade e Isea?

 

Las inmensas deudas que tu gobierno ha contraído es otro desaguadero de divisas, compromiso económico de importancia que le resta efectividad al ingreso de la renta, al destinarse una significativa parte de ella a cancelar las obligaciones contraídas. Gasto que carece de contraparte en las realizaciones y para muestra bastan CORPOELEC, las empresas de Guayana y el grave deterioro hospitalario, responsabilidades estatales que incluso han sido estafadas por  sus administradores.

Concluiría afirmando que los gastos cotidianos del alto gobierno, comenzando por la Presidencia y dándole continuidad con los funcionarios más destacados del Ejecutivo son parte del festín, allí están las divisas utilizadas a discreción,  no las busques en las menguadas asignaciones de Cadivi  a nuestros viajeros, porque los grandes viajeros del poder y del gobierno no los controla  Cadivi. Pareciera estimado lector, que hasta el presente la camarilla burocrática cívico-militar del PSUV solo ha sido exitosa en el derroche de nuestro patrimonio, ha superado con creces el faraónico proyecto de la Gran Venezuela.