• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Fabio Rafael Fiallo

Nicolás, ¿quién es el bruto?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace unos días, cuando desde la celda inmunda que ocupa injustamente, Leopoldo López tuvo el coraje y la grandeza de rechazarle al negociador de Unasur Rodríguez Zapatero el burdo trueque de su libertad a cambio de abandonar el reclamo de un referendo revocatorio previsto por la Constitución, no se te ocurrió nada mejor que tratar de “bruto malagradecido” al prisionero político que te hace sombra en todas las encuestas.

 Más recientemente, le tocó el turno a Henrique Capriles, a quien trataras de “estupidito” después de haber sido recibido por los presidentes de Paraguay y Argentina y el canciller de Brasil.

De esos nuevos exabruptos, nadie habrá quedado sorprendido, pues ya nos tienes acostumbrados a oírte proferir insultos y descalificaciones a fin de evadir responsabilidades.

Lo interesante de este asunto es que los denigrantes adjetivos que usas contra Leopoldo López y Henrique Capriles, muchos piensan que es a ti a quien se le pueden aplicar. Un psicoanalista diría que, esgrimiendo dichos epítetos, lo que intentas es ocultar tu propia incapacidad.

En realidad, razones válidas tienes para sentir un malestar con respecto a tu cociente intelectual.

Basta observar, no sólo el estado caótico en que, a golpe de desaciertos, tu gestión ha sumido a la economía de Venezuela, sino también las absurdas medidas que has impuesto, con tu estado de emergencia económica, para salir de la debacle.

 ¿Por casualidad recuerdas tu programa de 100 días para cultivar 12 millones de kilómetros cuadrados, y de tu vaticinio en enero de este año, según el cual la crisis económica sería superada en tres meses? Pues bien, los 100 días han pasado, y los kilómetros cuadrados no han sido cultivados; los tres meses han quedado atrás, y la crisis prosigue a ritmo acelerado.

De golpe y porrazo, cambias de discurso y afirmas que el estado de emergencia durará dos años más. ¿En qué quedamos? Primero la crisis iba a terminar en tres meses, y ahora dices que, para salir de ella, en lugar de tres meses, se necesitarán 24.

 ¿Y qué decir de aquella promesa que hiciste en marzo de 2013 de que le ibas a “torcer el brazo” al dólar paralelo? Pues bien, todo indica que fue el dólar paralelo el que logró torcerte el brazo a ti, alimentado por tus pésimas políticas y la corrupción gubernamental. Pero en vez de tratar de aprender algo de lo que son las leyes de la oferta y la demanda, y darte cuenta de que no es con medidas policiales que el colapso del bolívar (otrora llamado “fuerte”) encontraría solución, te hundes cada vez más al anunciar nuevas medidas insensatas, como la creación de los CLAP, un mecanismo de distribución de alimentos que evoca la tarjeta de racionamiento del castrismo y que en la práctica habrá de aguijonear la corrupción.

El baile de tus incoherencias no tiene fin; se renueva día tras día. Hace apenas tres meses te referiste a una supuesta “obsesión que tiene Obama con nosotros”, acusándolo luego de promover la “desestabilización” de Venezuela por no derogar las sanciones contra funcionarios de tu régimen involucrados en violaciones de derechos humanos. Y ahora, de lo más campante, sin haber conseguido que el Presidente de EEUU levante dichas sanciones, dices que ese mismo Obama es “una persona simpática” y que te “cae muy bien”.

Permíteme preguntarte: ¿qué hace falta para que Obama –quien según tú tiene una obsesión contra los tuyos y trata de desestabilizar tu país– deje de serte simpático y te caiga mal? ¿Acaso tanta condescendencia no se debe a que quieres congraciarte con el “imperio” y no sabes cómo hacerlo en un momento en que la presión internacional contra tus errores y desmanes es cada vez mayor?

¿Recuerdas todo lo que le increpaste al presidente Juan Manuel Santos por haber recibido a Henrique Capriles a raíz de las elecciones de 2013, acusando al presidente colombiano de “meterle una puñalada a Venezuela”? Ahora Capriles es recibido en las altas esferas del poder en Paraguay, Argentina y Brasil y la lista de gobiernos apoyando el referendo revocatorio se alarga cada día más; sin embargo, ante ese incremento de la solidaridad internacional con el sufrimiento de los venezolanos, te has visto obligado a refrenar tu conocida incontinencia verbal.

Unas semanas atrás afirmaste: “Con Unasur todo, con la OEA nada”. Pero al ver que son cada vez menos los gobiernos de países miembros de Unasur que siguen respaldándote, declaras que nadie te impondrá un referendo revocatorio “a menos que lleguemos a un acuerdo en la OEA”. ¿Qué te pasa, Nicolás? ¿Ahora prefieres la OEA?

Con tantos vaivenes y desvaríos, ¿a quién le puede sorprender que Pepe Mujica, gran amigo de tu galáctico mentor, te haya declarado “loco como una cabra”?

Con frecuencia aseguras que no te temblará el pulso para tomar tal o cual medida. En realidad, lo que parece que no te tiembla, ni te funciona es el cerebro, Nicolás.

Y como te encanta amenazar, anuncias que vas a tirarte a la calle en caso de que el pueblo logre la revocatoria de tu mandato. ¿Olvidaste que ya habías montado el mismo show antes de las elecciones del 6D, cuando advertiste que, en caso de una derrota electoral, te declararías en “rebeldía total, con el pueblo movilizado en la calle”?

Ni aun con esa bravuconada lograste intimidar al pueblo venezolano en aquella ocasión, como tampoco lo lograrás esta vez.


¿Y de qué pueblo hablas, Nicolás? Si el pueblo estuviese de tu lado, ¿te hubiera propinado la paliza que recibiste el 6-D? ¿Se verían a diario esas multitudinarias protestas callejeras contra la carestía, el hambre y la represión? ¿Tendrías el humillante nivel de desaprobación que revelan todas las encuestas? ¿Quién va a salir espontáneamente a la calle por ti?

¿Realmente no te das cuenta de que cuando el pueblo logre sacarte constitucionalmente del poder, a través de un revocatorio al que le tienes pavor, o forzándote a renunciar, los chavistas buscarán aglutinarse en torno a otro líder menos incapaz?

 ¿Acaso ignoras que incluso dentro del chavismo son cada vez más numerosos quienes respaldan la celebración de un referendo revocatorio para salir de ti? ¿Has leído el documento Deliberaciones desde las Catacumbas, preparado hace un par de meses por sectores del chavismo en contra de tu gestión? ¿Acaso ignoras las críticas acerbas que a dicha gestión le han formulado los muy chavistas Clíver Alcalá, Florencio Porras, Héctor Navarro, Jorge Giordani, Nícmer Evans y tantos otros más? La lista se alarga, Nicolás.

Para defenderte, no se cuentan las veces que has invocado tu condición de obrero a fin de presentarte como la víctima, según tú, de una oligarquía arrogante que desdeña tu procedencia social.

En esto tampoco atinas. No puedes o no quieres comprender que cualquier obrero, cualquier otro chofer de autobús, cualquier ciudadano común –así como cualquier “bruto malagradecido” o “estupidito”– lo puede hacer mejor que tú.

En tu caso, el problema no es de clase social, sino de incapacidad. Y punto.