• Caracas (Venezuela)

Opinión

Al instante

Monseñor Fernando Castro

Nuestro Nazareno de San Pablo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hoy Miércoles Santo es el día del Nazareno. Esta tarde en todas las iglesias se celebra la misa y se hace la procesión con la venerada imagen de Jesús camino del Calvario con la cruz a cuestas.

Y en Caracas es el día de nuestro Nazareno de San Pablo. Se venera al menos desde mediados del siglo XVII.

En la basílica de Santa Teresa, desde las 12 de la noche hasta las 5:00 pm, que comienza la procesión, se celebran cada hora las misas que tienen por fondo la sugestiva imagen del Nazareno de San Pablo. Desde la tarde de ayer, ríos de gente esperan para entrar en  la basílica, pero no importan las horas, con tal que se pueda rezar ante Jesús, el Nazareno de San Pablo.

¿Qué ve nuestro pueblo en esa imagen? ¡La imagen habla! Jesús, encorvado por el dolor, cansado y agotado por la Pasión, coronado de espinas, se apoya en su pie derecho para impulsarse y seguir adelante con la cruz a cuestas. Allí está representado el misterio de Jesucristo, Dios y hombre real, sufriente y agotado, que entrega su vida por amor a sus hermanos los hombres, para redimirnos  de nuestros pecados, miserias y dolores.

¿Cómo los caraqueños hacen suya esa imagen? Todo el que conozca al Nazareno si pasa por Santa Teresa se detiene a rezar delante de la imagen de Jesús. En esa contemplación se consigue el consuelo y la ayuda para llevar las penas y dolores. En esa oración se calman nuestras enfermedades y nos levanta cuando caemos en los errores y pecados, que nunca faltan. Representa a Jesucristo que acompaña, sufre y padece con todos.

La sagrada imagen del Nazareno nos ayuda a elevar fácilmente nuestra mente a Dios, a orar, a rezar, a pedir y a descansar en el amor de Dios.

Cuando la violencia, el odio, la superstición, la mentira, los vicios están en nosotros allí está Jesús, el Nazareno, que nos dice: ¡No temas!, ¡Yo llevo la cruz por ti!, ¡Tú acompáñame al Calvario! Él nos presta su fortaleza y nos llena de su amor.

¡Que el Nazareno de San Pablo proteja a Caracas! ¡Tú libraste a la ciudad de la peste al paso de la procesión por la esquina de Miracielos!

Que aleje de nosotros cualquier enfermedad y más bien nos dé la salud espiritual para cumplir los sabios mandamientos de la ley de Dios para ser los mejores ciudadanos y los mejores hijos de la Iglesia; para que podamos convivir en paz.

Esas son las disposiciones de todos los que iremos a Santa Teresa para rendirle homenaje a Jesucristo, representado en esa piadosa y hermosa imagen.

¡Nazareno de San Pablo: lleva a Venezuela por caminos de verdad, amor, justicia y paz!

fcastroa@gmail.com